Llegan hasta Chiapas huellas del ‘Chapo’

Apenas salió del túnel que daba a su celda, Joaquín “El Chapo” Guzmán, tomó carretera rumbo al poblado Senegal de las Palomas, en Querétaro, ubicado a 142 kilómetros de Almoloya de Juárez.
En ese lugar abordó una avioneta que volaría hasta Mazatlán. Escabulléndose por territorio sinaloense, “El Chapo” ahora podría estar en Chiapas.
Conforme al seguimiento que tienen autoridades federales de la ruta que habría seguido el narcotraficante tras su huida del penal, “El Chapo” habría estado tres semanas en su natal Sinaloa antes de moverse hacia el sureste.
De sus primeros pasos como prófugo tuvo conocimiento el Gobierno federal, por lo menos 48 horas después de que escapara por segunda ocasión de un centro penitenciario.
En su búsqueda, las autoridades mexicanas han recurrido a drones, geolocalización satelital y diversos datos proporcionados por personas que tuvieron contacto visual.
Después del 5 de agosto, cuando la DEA dijo que estaba en esa entidad del Pacífico norte, algo cambió, pues las corporaciones empezaron a recibir reportes de inteligencia que lo ubicaban en otros estados, como Chiapas donde acudía debido a que una tía tiene residencia en esa entidad.

El primer dato clave que tuvieron las corporaciones para seguir la huella de “El Chapo” vino de uno de sus abogados en la Ciudad de México, a quien le detectaron en uno de sus teléfonos una llamada desde San Juan del Río, Querétaro.

En los alrededores de este lugar, esperaba al capo la aeronave que en la madrugada del 12 de julio lo llevaría a Sinaloa.

Una de las autoridades consultadas prefirió no detallar si la unidad aérea utilizó una pista clandestina o particular, o una carretera para su aterrizaje y despegue. Sólo se limitó a decir que el Gobierno empleó unos drones para rastrear el sitio.

El destino del avión fue el puerto de Mazatlán.

En Culiacán, ese domingo, una cadena de panaderías que son investigadas por lavado de dinero de la organización de “El Chapo” regaló pan desde el mediodía.

En Mazatlán, Guzmán sólo estuvo de paso, pues inmediatamente después del aterrizaje, viajó a Guasave. En esta ciudad, de acuerdo con las fuentes consultadas, se cree que permaneció dos días.

El 14 de julio, “El Chapo” se trasladó de Guasave a la Sierra Madre Occidental, donde durante casi una década se mantuvo a salto de mata, ante los recurrentes operativos del Ejército y la Policía Federal.

A partir de ese momento, Guzmán permaneció dos semanas en sitios inhóspitos. Pero hubo algo que lo hizo bajar de la sierra.

“Sabemos con certeza que el 30 de julio él bajó a Los Mochis, a un sitio cercano a una carretera local, lo que no sabemos es a qué bajó, si lo hizo para que le entregaran dinero o para ver a algunos familiares”, dijo un funcionario.

Cooperación con EU

Las autoridades mexicanas han compartido con los estadounidenses datos de inteligencia sobre el seguimiento a Guzmán. Pero sólo en Estados Unidos las autoridades han hablado del tema.

El pasado 5 de agosto el jefe interino de la DEA, Chuck Rosenberg, declaró que lo más seguro es que “El Chapo” estuviera en Sinaloa, el lugar donde estaba a salvo.

A raíz de su declaración, cambiaron las señales en los reportes de inteligencia recibidos por las autoridades mexicanas sobre la ubicación del capo.

Una de las referencias que el Gobierno federal considera con seriedad es el de una mujer que informó haber visto a Guzmán, recientemente, en un autobús con destino a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Lo consideraron de valor, por dos aspectos: la señora describió el rostro del evadido con heridas de raspones en una de sus mejillas, las que aparentemente sufrió durante su fuga por el túnel.

El otro dato es que el sinaloense tiene una tía que vive en Chiapas, a la que visitó en 1993, antes de huir a Guatemala, donde sería detenido el 9 de junio de ese año.

En los reportes de los últimos días a las corporaciones hay de todo.

Como el de un psíquico que vive en EU y que informó por escrito a una autoridad mexicana que con sus poderes había ubicado a “El Chapo” en una isla del lago de Pátzcuaro, en Michoacán.

El psíquico envió sus teléfonos, por si al Gobierno federal se le ofrece una información más precisa.

por REFORMA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *