Los migrantes viven un viacrucis, vuelve a denunciar la Iglesia Católica

GMx

“Urgimos a las autoridades a generar una política migratoria que, en lugar de responder con miedo a la imposición de aranceles  y a la consigna de militarizar la frontera, tenga en cuenta los derechos humanos internacionales y sitúe al migrante como lo que es: un hermano nuestro, débil y necesitado de ayuda.”

Así se expresó el obispo de la Diócesis de Tapachula, Chiapas, Jaime Calderón Calderón, quien volvió a poner en duda la política migratoria que aplica el gobierno mexicano, principalmente después de las presiones de Estados Unidos.

“El 20 de junio pasado celebramos el Día mundial del Refugiado. Reconocemos que las políticas migratorias vigentes en nuestro país abren el acceso a muchos migrantes, sabiéndolo o no, para solicitar refugio y asilo, tanto en México como en los Estados Unidos. Sin embargo, esta solicitud se ha convertido también en un viacrucis para los migrantes, puesto que se ha cargado de candados y requisitos que retardan su resolución”, dijo en conferencia de prensa dominical.

“… necesitamos un sistema migratorio que se base en los derechos humanos en el ámbito mundial, regional  y nacional, porque la situación que vivimos está creando una crisis para los migrantes haciéndolos cada vez más vulnerables…”, dijo.

Los migrantes, por “su situación irregular, viven y trabajan clandestinamente, con miedo a quejarse ante el abuso que muchas veces sufren por prestadores de servicios, empleadores e incluso por agresiones en la sociedad civil”, expresó el prelado, aunque reconoció que entre los que migran también hay algunos que son “una amenaza para su vida.”

RECONOCE LA VISITA DE AMLO

Por otra parte, reconoció que la presencia del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha sido muy alentadora en materia de migración.

“Reconocemos el discurso del ejecutivo nacional donde trató a los migrantes como  hermanos necesitados de ayuda, y confirmó, con el apoyo económico, que México junto con Estados Unidos están comprometidos en mejorar las condiciones de vida de los países del triángulo norte de Centroamérica, específicamente de El Salvador con el programa Sembrando vida.

No obstante, la noticia de la ayuda económica con millones de pesos ha incomodado a los connacionales, puesto que hay muchas demandas incumplidas hacia los nuestros. Nuevamente insistimos en una política migratoria coherente pero también en el cumplimiento de muchas promesas de campañas y de demandas que presenta la comunidad.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *