México no es un protectorado ni una colonia, reitera López Obrador en Veracruz

Al conmemorar el 108 aniversario de la defensa heroica del Puerto de Veracruz por la invasión estadunidense de 1914, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, remarcó la importancia de tener presente siempre que nuestro país «no es un protectorado ni una colonia» y que la soberanía debe ser respetada.

Al tiempo, recordó la esencia de la doctrina Carranza, la cual establece como prioridad mantener relaciones de amistad con todos los pueblos del planeta y deja claro que ningún país puede someter a otro.

«Todos los países del mundo somos iguales y que nadie tiene el derecho de someter a otro país, eso es lo que tenemos que tener presente, la defensa de nuestros principios y en especial, la defensa de nuestra soberanía, la no intervención y la autodeterminación de los pueblos, tener relaciones de amistad con todos los pueblos del mundo, respetar a todos los gobiernos, pero defender nuestra soberanía porque México, con el esfuerzo y sacrificio de muchos mexicanos, es un país independiente, libre, soberano, no es colonia de ningún país extranjero, no es un protectorado», sostuvo el presidente desde Alvarado, Veracruz.

El presidente aprovechó la ceremonia para subrayar que «sin aspavientos “que México nunca va a estar a favor de ninguna invasión porque ha padecido a lo largo de su historia las pretensiones hegemónicas de diversos gobiernos como el español, el francés y el estadounidense en ese sentido».

También un día como hoy es importante para recordar, no olvidar lo que significa nuestra soberanía. Hace poco Rusia invadió a Ucrania y sin aspavientos, sin exagerar manifestamos que nosotros los mexicanos siempre vamos a estar en contra de las invasiones porque nosotros hemos padecido de varias invasiones de extranjeros», remarcó ante los cadetes de primer año de la Escuela Naval Militar, los cuales refrendaron su lealtad al pueblo de México.

En seguida, el mandatario federal reseñó las diversas invasiones sufridas por nuestro país y al llegar al caso de la de 1914 reprobó una vez más el comportamiento que tuvo un año antes el entonces embajador de ese país en México, Henri Lane Wilson, al pactar con el usurpador Victoriano Huerta el asesinato de Francisco I. Madero.

Un año antes se había asesinado cobardemente al presidente Francisco I. Madero y al vicepresidente José María Pino Suárez. Madero, un hombre buen, apóstol de la democracia y en un pacto celebrado en la embajada de Estados Unidos con un embajador cuyo nombre es preferible olvidar, solo decir que es sin duda el peor embajador que ha tenido Estados Unidos en nuestro país; ese embajador con militares desleales y con la oligarquía porfirista fraguaron la detención y el asesinato de Francisco I. Madero y Victoriano Huerta se autonombró presidente de México», relató López Obrador al expresar que es mucha la grandeza de México y es un orgullo pertenecer a esta nación.

Previamente, el secretario de Marina, almirante José Rafael Ojeda Durán, agradeció la presencia de su comandante supremo en la Heroica Escuela Naval Militar.

Se comprometió a seguir actuando con honestidad y transparencia y exhortó a los jóvenes cadetes a tener presentes en todo momento los valores de honor y lealtad a México.

Dijo que los cadetes en formación tienen todo el apoyo de la institución y deben saber la gran responsabilidad que eso conlleva ya que deben conducirse en todo momento con verdad y honradez ante sus superiores y con la institución.

Les aclaró que la lealtad no sólo es del subordinado al superior, sino también del superior al subordinado y que deben ser personas con gran dignidad y no olvidar que los hechos revelan las personas que son.

Esta institución es muy noble, pero no tolera errores, mucho menos deslealtades. Recuerden siempre que la lealtad es en ambos sentidos, del superior al subordinado y del subordinado al superior, pero sobre todo, no se puede ser leal únicamente cuando les convenga; si son personas de honor sabrán entender la verdadera lealtad (…) Recuerden que sus palabras dicen lo que presentan o pretender ser y sus acciones lo que realmente son», explicó el almirante al agradecer la confianza de la ciudadanía mexicana en la institución.

En el acto, el presidente de la República entregó el espadín que representa el don de mando a los cadetes -hombres y mujeres- con el mejor desempeño en su primer año; además impuso condecoraciones, reconocimiento y menciones honoríficas bicentenario de la Armada de México a personal naval que en el desarrollo de sus funciones puso de manifiesto los valores de honor, deber, lealtad, espíritu de cuerpo y servicio.

En la ceremonia también estuvieron presentes el secretario de gobernación, Adán Augusto López Hernández; el secretario de relaciones exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón así como el secretario de la defensa nacional, Luis Crescencio Sandoval González y los gobernadores de Veracruz, Cuitláhuac García y de Morelos, Cuauhtémoc Blanco.

Por: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *