Migrantes obtendrán copias de su acta en EU

California.- Leticia Sánchez, una jalisciense de piel color cobre y cabello largo negro intenso, se convirtió en la primera mexicana en recibir un acta de nacimiento expedida en Estados Unidos —que anteriormente sólo podía ser gestionada en oficinas de México—, y que para la comunidad migrante ese trámite se había convertido en un verdadero martirio.
Originaria de un pequeño municipio llamado Huescalapa, Leticia salió de México acompañada por su esposo Amador en 1991. No olvida la fecha: se aventuraron a cruzar por Tijuana un 30 de julio.
Pero en Estados Unidos un migrante no es nadie. Ni de aquí ni de allá; nada los identifica, “o ¿cómo saben que eres tu?”, dice. Hasta este jueves la única forma de conseguir una acta de nacimiento, era mediante familiares radicados en México —algunos aislados en las sierras o lugares incomunicados—, a quienes se les pedía que hicieran largos recorridos para tramitar el documento.
“Imagínese, había que hablarle a los papás que ya están grandes, y a los que no he visto en 24 años. Pedirles que se trasladarán al registro civil. Ya que la solicitaban, la enviaban y ese era el problema, se extraviaba en el camino”, y había que volverla a solicitar.
Para algunos mexicanos radicados en Estados Unidos y sin la posibilidad de regresar a México se convertía en un proceso de meses, porque cualquier dato incorrecto atrasaba el proceso.
“Mi última experiencia fue que mis familiares no pusieron bien la dirección; se regresó (el acta) y tuvimos que volver a solicitarla y volver a pagar ese procedimiento. Así que esto es maravilloso porque para entrar en la nueva acción migratoria que anunció el presidente (Barack Obama) requerimos este documento”; el acta de nacimiento también se ha convertido en una nueva esperanza para legalizarse en Estados Unidos.
A partir de hoy todos los consulados y embajadas mexicanas tienen la facultad para tramitar el acta.
El documento fue entregado por el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), José Antonio Meade, quien encabezó la ceremonia de entrega en el consulado en Santa Ana, California.
El resto de las 50 oficinas consulares de EU también comenzaron a emitir las actas, un servicio gubernamental que podría beneficiar a más de 12 millones de mexicanos.
A partir del anuncio de la acción ejecutiva migratoria del presidente Barack Obama la necesidad de actas de nacimiento se ha incrementado en el vecino país, al ser uno de los principales documentos solicitados para iniciar cualquier proceso de regularización migratoria.
También es necesario para la expedición de licencias de manejo, como en el estado de California, donde a partir de este año ya es posible que migrantes indocumentados obtengan su permiso para conducir.
Esto ha duplicado la carga de trabajo en consulados de comunidades con alta concentración de mexicanos como Santa Ana.
Las nuevas instalaciones cuentan con el doble espacio que el edificio anterior y cuatro veces más capacidad de atención. La expedición de pasaportes y de matrículas consulares son los documentos más solicitados por la comunidad migrante.
Durante su discurso, el secretario de relaciones exteriores de México, José Antonio Meade, consideró de gran importancia la entrega de la primera acta de nacimiento, en el punto donde se encuentran los mexicanos y no donde se registraron.
Explicó que se eligió el estado de California por varias razones; la primera, porque es un lugar representativo de la comunidad migrante, donde ya han comenzado a entregarse las licencias de conducir.
“Es de destacar que California explica prácticamente la quinta parte de la expresión de la comunidad migrante al amparo de ese programa”.
Por estas razones, dijo, sentían que era importante anunciar la nueva oferta consular que permite acceder al acta de nacimiento, desde un estado donde se ha construido un entorno muy adecuado para el desarrollo y donde se reconocen las aportaciones de la comunidad de origen mexicano.
Otra de las beneficiadas fue la señora Martha González Ceballos, originaria de Colima y nacida en 1958. Ella llegó a Santa Ana hace 22 años, cruzó ilegalmente por Tijuana con sus tres niños pequeños y nunca ha regresado a México.
Al igual que la señora Leticia, explica que el proceso era difícil para las personas que no tienen papeles. Durante años recurrió a la ayuda de su hermana a la que pedía que tramitara o renovara sus actas de nacimiento.
“Pero es estar molestando a la gente, a veces no tienen el tiempo para ir tramitar el documento. Cuesta más trabajo y dinero porque es mandarles dinero para que se muevan a tramitarlas, para el transporte, para el correo y que la certifiquen y lo peor es que se pierden”, comenta.
Cuenta que hace poco solicitó el acta de sus tres hijos para realizar un trámite y fue un martirio. “Mi hermana las pidió, pero no las certificaron; las volvimos a pedir las mandaron y se perdió; la volvimos a pedir y por fin llegó y gastamos unos 150 dólares”.
Está muy contenta, y agradece al gobierno mexicano, pues como migrante sin documentos para residir legalmente en Estados Unidos se quitarán un peso de encima, ya que el trámite dura aproximadamente cinco minutos y sólo costará 13 dólares (unos 190 pesos).

– Leticia Sánchez
Es originaria de Huescalapa, Jalisco, y se convirtió en la primera mexicana en recibir un acta de nacimiento expedida en Estados Unidos, la cual antes sólo se gestionaba en México.

vía EL UNIVERSAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *