Movilización del 2 de octubre, perturbada por petardazos

México, DF. Al conmemorarse el 47 aniversario de la matanza estudiantil del 2 de octubre, decenas de miles de personas marcharon de la Plaza de las Tres Culturas al Zócalo, donde se realizó un mitin encabezado por el Comité del 68.

La llamada “Jornada de Tlatelolco a Ayotzinapa. 47 años de lucha contra la impunidad” destacó la demanda de justicia por la matanza ocurrida durante el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz y por la desaparición de los 43 jóvenes de la normal rural Isidro Burgos.

La multitudinaria movilización transcurrió de manera tranquila casi en su totalidad. Las consignas «Hasta encontrarlos» y «2 de octubre no se olvida» se escuchaban intercalados con cánticos de protesta. Pancartas con los rostros de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos y mensajes de apoyo a los familiares de los 43 eran la constante.

No más de una veintena de jóvenes participó en los actos de violencia. Con el rostro cubierto, los inconformes realizaron pintas en bardas durante la caminata y rompieron cristales en una estación del Metrobús. Ya en el Zócalo, mientras Félix Hernández Gamundi, del Comité del 68, pronunciaba un discurso, lanzaron petardos y bombas molotov contra policías federales que acudieron a custodiar Palacio Nacional.

Los jóvenes, de acuerdo con la agencia Afp, prendieron fuego en las cercanías de una de las puertas de madera de Palacio Nacional, y ello condujo al despliegue de un nutrido grupo de policías federales, quienes respondieron con gases lacrimógenos para dispersar al grupo violento.

Desde el micrófono se llamó a la calma y no caer en provocaciones, pero el grueso de los manifestantes decidió retirarse.»No se estresen, no corran, váyanse en orden», decía Hernández Gamundi desde el micrófono mientras numerosas personas salían corriendo y otras trataban de protegerse de los gases tapándose la boca y la nariz con sus ropas.

Policías antimotines del Distrito Federal persiguieron a los jóvenes agresores y detuvieron a algunos, a quienes liberaron momentos después, cuando la mayoría de manifestantes se había retirado.

En esta ocasión, en la marcha del 2 de octubre, la exigencia de justicia no sólo es por los caídos de 1968. A poco más de un año de la desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, su presentación con vida, esclarecimiento de los hechos y castigo a los culpables se suma a las demandas.

Como en otros años, estuvieron presentes quienes hace casi cinco décadas cursaban sus estudios universitarios o de preparatoria, pero también asisten jóvenes estudiantes, maestros, activistas y sindicalistas.

Previo a la movilización, los organizadores hicieron diversos llamados a mantener una protesta pacífica, sin caer en provocaciones, y se deslindaron de cualquier acto de agresión, tras recordar que esta marcha también se realiza como parte del Día Internacional de la No Violencia.

La conmemoración del 47 aniversario de la masacre de Tlatelolco, encabezada por el Comité 68 y padres de los 43 normalistas desaparecidos, se realizó en el contexto de la visita a México de integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Vía La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *