¡No estoy loco! Una de cada cuatro personas padecerá de algún trastorno mental

 

 

No tenemos los elementos que nos permitan entender que existen las enfermedades mentales y que las podemos padecer en cualquier etapa de la vida. Hay que visibilizar que nos afectan y que van en aumento. Hay más de 400 enfermedades mentales reconocidas por la Organización Mundial de Salud, sin embargo, no tenemos la información necesaria para identificarlas, ocurre un diagnostico tardío y el tratamiento termina por ser poco oportuno.

En la Conferencia “¡No estoy loco! Mitos sobre los trastornos psiquiatricos”, la licenciada María de los Ángeles Rodriguez, de la Escuela Nacional de Trabajo Social, señaló que la poca información sobre los trastornos mentales lleva a estigmatizar y excluir a las personas que las padecen. Se crean mitos como el de relacionar el trastorno mental como sinónimo de retraso, pero es falso ya que el trastorno mental es una discapacidad cognitiva y sólo limita el funcionamiento intelectual.

Son factores biológicos, psicológicos y sociales los que conforman una enfemedad mental, no son más comunes en alguna raza específica. No importa color, cultura, condicion física ni económica; “las enfermedades biologicos no discriminan y pueden presentarse en cualquier etapa de nuestra vida, de hecho, una de cada cuatro personas desarrollará a lo largo de su vida algún tipo de trastorno relacionado con la salud mental”, señaló María de los Ángeles.

Otro de los mitos es que las personas son violentas e impredecibles, lo cual es totalmente falso, asi como creer que todas las enfermedades son iguales, ya que cada una varía según su severidad. Las enfermedades mentales pueden curarse y las personas pueden llevar una vida plena y productiva si se detectan a tiempo.

Concluyó que este tipo de padecimientos se pueden prevenir o contrarrestar con estilos de vida más saludables, practicas del deporte, aspectos que permitan alimentar el alma (actividad de tipo espiritual) y apostar a fortalecer las relaciones humanas para que no sean tan hostiles.

vía UNAM Global

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *