No hay fecha de reubicación para la 6 de junio

Esteban Ramírez/GMX

Tuxtla Gutiérrez(30/11/14).- Aún no existe fecha exacta para que las familias de la colonia 6 de junio, quienes resultaron afectadas en septiembre del 2013 por el deslizamiento de tierra y el colapso de viviendas, sean reubicadas al predio que se adquirió, dio a conocer el alcalde de Tuxtla Gutiérrez, Samuel Córdova Toledo.

Indicó que los trabajos de construcción de las viviendas van en un avance considerable, las cuales se ubican en el ejido Copoya, al sur oriente de la ciudad, mismo que se adquirió en coordinación con el gobierno estatal y federal, a través de Improvich y la Sedatu.

“Ya se tiene adquirido un terreno en el ejido Copoya. Se está iniciando el manejo de la infraestructura porque es muy importante que se trabaje en los servicios que se requieren”, refirió el alcalde.

Mencionó que para que no exista inconformidad por parte de las familias, se ha trabajado en todo momento con ellas y con los líderes sociales, quienes ya conocieron la ubicación del terreno y dieron su visto bueno.

De acuerdo a la dirección de Tenencia de la Tierra del ayuntamiento capitalino, serán  en total 379 familias las que se reubicarán a una extensión de aproximadamente diez hectáreas, en la cuales el ayuntamiento  realiza una inversión de 12 millones de pesos para adaptar los servicios básicos municipales.

El alcalde mencionó que para determinar la factibilidad del terreno se realizaron trabajos previos de evaluación  de cambio de uso de suelo y dictámenes de protección civil. De acuerdo al proyecto, cada lote tendrá una extensión  de 120 metros cuadrados.

Tras la evaluación de daños, el gobierno municipal solicitó al Fondo de Desastres Naturales (FONDEN),  alrededor de  109 millones de pesos  para  poder construir las 379 casas.

De acuerdo a las autoridades municipales, 108 millones de pesos sería el costo de 379 viviendas nuevas, más tres millones y medio en cuestiones hidráulicas. El Gobierno municipal, invertirá cerca de doce millones de pesos en adaptar los servicios básicos municipales.

La zona donde se registró el derrumbe hace dos años no ofrece las condiciones para la vida humana, refirió el alcalde, por lo que se trabaja en la demolición de las viviendas y se construirá un cordón de detención de la mancha urbana.

“Tiene que reforestarse,  y trabajar en la concientización de la población para que no se deje engañar por vivales que pretendan regresar a esa zona,  primero se quitarán las casas para que la gente ya no pueda poner en riesgo su vida” mencionó el alcalde Samuel Córdova Toledo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *