OPINIÓN

Ni para un chicle

Si hubiera una palabra decente para calificar el nuevo aumento al salario mínimo sería insensibilidad. ¿En dónde nos perdimos?, ¿en qué momento dejamos de ponernos en los zapatos del otro?,…