Ostentosa austeridad: La Feria

SR. LÓPEZ

Para la familia materno-toluqueña de este menda, estaba muy claro quien tenía razón si había alguna contradicción entre cualquier habitante del territorio nacional (conocido o no) y Pepe, el más impresentable primo que tenerse pueda: el otro, quien fuera. A él le creían solo sus papás, los buenazos (se les puede decir de otro modo, rima con azulejos), tío Agustín y tía Josefina; aparte de ellos, ni un extraterrestre recién bajado de su ovni daba por buena ninguna afirmación de Pepe. Cría fama…

Antier, lunes 13 de enero, téngalo presente, durante la inauguración del Día de China en México -en el Centro  de Negocios Internacionales (CINSE) de la Secretaria de Economía (SE)-, el señor embajador de China ante México, Zhu Qingqiao (de cariño puede decirle don Chu), anunció por ahí del medio día, que dos bancos de China -el Banco de China y el Banco Industrial Comercial de China, con el apoyo de otros bancos internacionales-, le han otorgado al gobierno de México un crédito por cerca de 600 millones de dólares (mdd) para la construcción de la refinería de Dos Bocas. Añadió que su país “está muy abierto” para hacer “inversiones en todos los sectores (…) las empresas chinas están muy interesadas en todo tipo de inversión con México”, en especial en el sector petroquímico.

En el mismo evento, al que se inscribieron 800 empresarios chinos y mexicanos, la secretaria de Economía, Graciela Márquez, aseguró que el sector petroquímico en México está abierto a la inversión extranjera, industria donde pueden participar empresas de China y añadió que las oportunidades que tienen los inversionistas en el sector energético, “están en la petroquímica, palanca importantísima  de desarrollo”.

Acto seguido y para no desentonar con el estilo de la 4T, gobierno que dice y se contradice, declara y se desmiente, afirma y niega, en entrevista para el programa ‘Ganadores y Perdedores’ de El Financiero Bloomberg TV, por ahí de las seis de la tarde, Rocío Nahle, secretaria de Energía, lo negó: “Esta declaración que hizo el embajador no es válida para financiar el proyecto de Dos Bocas (…)”, y agregó que no sabe si alguna empresa de las que van a entrarle a esa obra hayan ido a pedirle prestado a los chinos.

Imagine usted a mil 392 millones de chinos entrecerrando los ojos, pensando feo de nuestras señoras mamacitas. Es la cuarta que les hacemos. Antes les jugamos chueco en el proyecto del Dragon Mart en Cancun (que detonaría una inversión de por ahí de 700 mdd), cancelado por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente; luego fue el tren rápido de la Ciudad de México a Querétaro, contratado mediante licitación por 3,750 mdd, cancelado por los puros chones de nuestro gobierno de entonces (que nos costó una multa de 16 mdd); y la presa Chicoasén II, proyecto hidroeléctrico de más 440 mdd, cerquita de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, obra detenida por ‘problemas sociales’, desde 2016 con un 17% de avance (esta obra incluía 142 ‘construcciones asociadas’: 77 obras sociales y 65 proyectos productivos, para beneficio de unos 20 mil habitantes de Chiapas).

Y ahora, esto… aunque, claro, eso es suponer mucho: ni modo que mienta nuestra Nahle; ni modo que el embajador de China haya dicho la verdad. No, señores: exijamos pruebas.

En lo que se nos aporta la probanza, repasemos algunas declaraciones anteriores que permiten sospechar que don Chu dijo la verdad:

El 2 de agosto de 2018, Marcelotzin Ebrard informó que durante una reunión de casi media hora entre Andrés Manuel López Obrador y el embajador de China en México, se acordó la participación del equipo de transición en un grupo de alto nivel para definir proyectos comunes en inversión, comercio y desarrollo; afirmó nuestro actual Canciller: “Ellos lo que quieren es aumentar el comercio con México y eventualmente, participar en proyectos de infraestructura (…)”

El 27 de septiembre de 2018, el embajador de China en México, expresó en discurso formal que “con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se lograron alcanzar consensos ‘cruciales’ durante su encuentro llevado a cabo en la casa de transición en agosto del año en curso”.

El 10 noviembre 2018, don Ebrard, a su regreso de una visita a China, declaró que es “uno de los países clave en la estrategia de diversificación económica que se ha trazado el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador”. (Aplausos).

Hace mucho comentó este López que China se iba a quedar con las ganas, igual que Nicaragua con su canal interoceánico, alternativo y competidor del de Panamá, del que no han podido construir un centímetro desde 2013, para decepción de la muy china HKND Group.

El tío Sam no se anda con bromas y el juanete que les pisó Cuba, todavía les duele. No. Punto. Y si le mueven, que repasen cómo está hoy la situación en Nicaragua, que modificó su Constitución para poder firmar el contrato, lo firmó, inauguró los trabajos y ahora Daniel Ortega ya no siente lo duro sino lo tupido. La más reciente: el Trump en noviembre de 2018 emitió una ‘orden ejecutiva’, declarando al gobierno nicaragüense “amenaza a la seguridad nacional” (de los EUA, no se ría, es cosa seria).

Por eso metió reversa (otra vez), la 4T en esto de los chinos. Qué pena pero así es la realidad.

Y México le canta a China: “Me canse de rogarle me canse de decirle/ que yo sin ella de pena muero./  Ya no quiso escucharme si sus labios se abrieron/ fue pa’ decirme ya no te quiero”.

Otra probadita de cómo es la realidad fue el presidencial anuncio de ayer, acerca del avión presidencial que ya van a traer de regreso a su hangar.

No salieron compradores y estaba difícil, porque se está queriendo vender lo que no es propiedad de nuestro país (es un arrendamiento financiero), y de todas maneras, traspasando el contrato a un audaz que quiera andar en un avión usado, nuestro gobierno tiene que terminar de pagar el crédito a Banobras y este año allá estacionado, nos costó lo mismo que acá en servicio.

De veras cuesta cara esta ostentosa austeridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *