Pedirán clemencia al Sultán para evitar horca a mexicanos

México.- La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) pedirá, como última instancia, clemencia al Sultán de Johor para evitar la pena capital en la horca de los hermanos sinaloenses González Villarreal, detenidos en Malasia y condenados a pena de muerte por producción y tráfico de narcóticos.
El gobierno de México lamentó la imposición de la pena de muerte y, con pleno respeto a la legislación interna de Malasia, ratificó su posición contraria a la aplicación de la horca.
“De conformidad con la práctica local se espera que la sentencia no se ejecute de inmediato”, indicó.
El embajador mexicano en ese país asiático, Carlos Félix Corona, señaló que la defensa contratada por los mexicanos evalúa pedir una revisión del fallo. El proceso, explicó, llevaría a una última instancia, que sería pedir la clemencia del Sultán de Johor.
En un comunicado la Cancillería mexicana, aseguró que la representación en Malasia “realizará todas las acciones necesarias para que su petición de clemencia pueda ser considerada de manera favorable.
“Se recurrirá a distintas instancias locales e internacionales que están en contra de la aplicación de la pena de muerte”, agregó.
De acuerdo con la información de la SRE, la aplicación de la pena capital no es inmediata y podrían pasar años para que se concrete. Confían de manera especial en que el recurso de clemencia pueda tener buena respuesta. No obstante, Malasia no ha detenido ejecuciones, ni siquiera de personas que provienen de países como Australia, que es considerado por el gobierno malayo como uno de sus grandes socios.
Los hermanos González Villarreal fueron detenidos el 4 de marzo de 2008 por la policía malasia en la ciudad de Johor, cerca de una nave donde los agentes hallaron 29 kilogramos de metanfetaminas. Los mexicanos han dicho que fueron contratados para limpiar el lugar y que no sabían más, mientras que la fiscalía insiste en que encontraron restos de droga en sus ropas y en las manos. El Alto Tribunal de Kuala Lumpur los condenó en 2012 a morir en la horca, sentencia que confirmó el Tribunal de Apelaciones un año después.

EL UNIVERSAL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *