PGR acusó a detenidos por ser de “grupo subversivo”  

PGR

GMX

México, D.F.- La Procuraduría General de la República (PGR) presentó, como una prueba central para consignar a los 11 detenidos durante las marchas del Zócalo, el pasado 20 de noviembre, los testimonios de los propios policías que los arrestaron y acusó a los manifestantes de formar parte de un “grupo subversivo” con base en las consignas que gritaban durante la marcha y que entre ellos se decían “compa y compañeros”.

Según el expediente, en ninguno de los detenidos se encontró rastro de explosivo o detonación alguna. Ante la inconformidad por la detención y consignación de los inculpados, por cargos de asociación delictuosa, motín e intento de homicidio, este martes, alrededor de 300 personas, se concentraron en las inmediaciones del Ángel de la Independencia, para dirigirse al Zócalo para exigir su liberación, así como la aparición con vida de los 43 normalistas desaparecidos. Al final se congregaron mil 200 manifestantes.

La marcha inició cerca de las 16:30 horas, encabezada por los familiares de los jóvenes consignados a penales federales en Nayarit y Veracruz, cuya situación jurídica se resolverá el próximo sábado al medio día, ya que la defensa pidió la ampliación del término para presentar pruebas. El contingente se detuvo frente a las instalaciones de la PGR, donde reiteraron sus demandas.

José Luis Rubio, padre de Yakiri Rubio Aupart, detenida y acusada de exceso de legítima defensa, invitó a los padres de familia a que participen en la exigencia de la liberación de estos 11 jóvenes, “si eso les pasó a ellos, no dudemos que nos pueda pasar a cualquiera”, declaró.

En tanto, el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (IMDHD), una de las organizaciones que representa legalmente a la mayoría de los detenidos, consideró “escasa y endeble” la evidencia presentada por la PGR ante el Juzgado Decimoséptimo de Distrito en el estado de Veracruz.

En una revisión parcial del expediente, detectaron que al momento de la consignación las lesiones del policía agredido no fueron certificadas. No existen rastros de los petardos, piedras y palos utilizados, ya que se perdió la evidencia, la plancha del Zócalo ya había sido limpiada.

En el expediente se establece que los 11 inculpados participaron en los hechos, y supuestamente lo hicieron con la intención de quitarle la vida al policía, porque gritaban consignas como “mueran las instituciones”. Además los policías afirman haber escuchado que la persona que jaló al policía gritó “vamos a matar a ese pinche perro”. La tentativa de homicidio —razonó el MP— se configuró pues un mal golpe en la cabeza puede causar la muerte.

 

Vía EL UNIVERSAL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *