Phelps, imbatible; gana por cuarta vez consecutiva los 200 combinados

Michael Phelps apostó todas sus fichas al cuatro, el número de oros que alcanzó en Río y el de títulos en una única prueba, algo nunca hecho en una piscina olímpica, al imponerse en los 200 metros combinados, y como el máximo campeón olímpico se amplió a 22 medallas doradas.

Phelps tiene además dos platas y dos bronces, para un total de 26 preseas olímpicas, y promete agrandar a su colección otro oro este viernes en la prueba de 100 mariposa.

La Leyenda se impuso en los 200 combinados individual en el duelo final ante su amigo Ryan Lochte.

Tras comenzar por detrás en el inicio de la prueba, Phelps aceleró en los 100 metros finales para llevarse con claridad la victoria, con tiempo de 1.54.66 minutos.

El japonés Kosuke Hagino, ganador de los 400 combinados, se colgó la plata con 1.56.61, a casi dos segundos del Tiburón de Baltimore.

El bronce fue para el chino Shun Wang (1.57.05) y Lochte, el dueño del récord mundial, apenas finalizó quinto por detrás del también nipón Hiromasa Fujimori (1.57.47).

El ídolo brasileño Thiago Pereira no pudo sostener su fuerte arranque y acabó séptimo.

El duelo de anoche pudo haber sido probablemente el último entre Phelps y Lochte, si el máximo campeón de la historia olímpica cumple su promesa de retirarse después de Río.

Rivales en el agua y amigos fuera de la piscina, ambos poseen los 10 mejores registros históricos en los 200 estilos. Entre ellos está el que logró anoche Phelps, cuyos 1.54.66 están ya en el cuarto lugar de esa tabla.

Horas antes de intentar la proeza, Phelps sorteó exitosamente la primera eliminatoria de los 100 metros estilo mariposa. Cronometró 51.60 segundos y fue superado por Joseph Schooling, de Singapur, el más rápido de la ronda (51.41).

Y en la prueba que cerró la jornada, Phelps se metió a la final del 100 mariposa en segundo lugar con 51.58, detrás del húngaro Laszlo Cseh.

Al igual que en 200 combinado, Phelps buscará su cuarto título consecutivo en los 100 metros mariposa, una prueba cargada de emoción que ha dejado a más de uno sin aliento.

Derrotó al recordista mundial Ian Crocker para hacerse con el oro en 2004 y por una centésima al serbio Milorad Cavic en Pekín 2008, en una final de infarto. En 2012, después de entregar el título de 200 mariposa a Chad le Clos, no dejó que el sudafricano se quedara con su otro título.

Por otra parte, contra todo pronóstico, la estadunidense Simone Manuel y la canadiense Penny Oleksiak ganaron la prueba reina de la natación de los juegos, los 100 metros de estilo libre y compartieron la medalla de oro.

En un hecho pocas veces visto, las dos tocaron el tablero electrónico al mismo tiempo, con registro de 52.70 segundos, con lo que, además, impusieron récord olímpico tras superar el anterior (52.71) de la australiana Cate Campbell, quien finalizó sexta.

El nadador estadunidense Ryan Murphy conquistó la medalla de oro en 200 metros dorso al cubrir la distancia en 1.53.62, secundado en el podio por el australiano Mitchell Larkin (1.53.96) y el bronce al ruso Evgeny Rylov (1.53.97).

Murphy llegó a los primeros 100 metros con parcial de 55.56 segundos, luego marcó 1.24.53 en los 150 y llegó a la final con una explosiva victoria para dejar muy atrás a su perseguidores.

Por la mañana, la también estadunidense Katie Ledecky fue una aplanadora al clasificarse a la final de los 800 libres con 8.12.86, nuevo récord olímpico, su cuarta marca de competencia en Río, y 6.57 segundos menos que su rival más cercana, la húngara Boglarka Kapas.

Nada parece detener a Ledecky en la búsqueda de su cuarta medalla de oro, además de la plata que también obtuvo en esta justa. En Río ya es dueña de los títulos en 200 y 400 metros libres y relevo de 4×200.

El ucranio Andrii Govorov, por su parte, surgió como gran candidato al oro en los 50 libres al lograr de lejos el mejor tiempo en la primera eliminatoria, 21.49.

Por: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *