Poder del crimen organizado supera a los municipios: PGR

Las ganancias por la venta de droga le permiten a la delincuencia organizada tener “un poder económico que compite con algunos estados de la República y que supera a los municipios”, dijo el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, a los senadores del PRI y del Partido Verde.

En el encuentro con ambas bancadas, explicó los objetivos del mando único. “¿Las policías municipales nos van a dar esa certeza? No. Tenemos que recrear el orden policial del país, sin que esto signifique dejar desmantelados a los municipios; eso sería un gravísimo error, pero tenemos que entender para qué sirven unos y otros”, planteó.

Les recordó que el poder del narcotráfico es tan grande que ni Estados Unidos ha podido contener la fuerza económica de la delincuencia; “el poder más grande del mundo tiene un problema de eso, imagínense qué puede hacer el municipio de Cocula (Guerrero) frente a un problema como ése”.

Murillo Karam expuso a los priistas coordinados por Emilio Gamboa Patrón y a los del Verde, por Carlos Alberto Puente, que en México sólo hay “cuatro o cinco municipios que tienen la capacidad de poder enfrentar esto (al crimen organizado)”.

PGR: el narcopoder supera a municipios

“Si ni el poder de EU ha logrado contener la fuerza económica de la delincuencia, imagínense qué puede hacer el municipio de Cocula”, señala,

Las altas ganancias del crimen organizado en México, que llegan hasta 10 mil por ciento, le permiten “un poder económico que compite con algunos estados de la República y que supera a los municipios”, informó el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, quien explicó a los senadores del PRI y el Partido Verde la urgencia de que el país cuente con el Mando Único Estatal.

Murillo recordó a los senadores que ni el propio poder de Estados Unidos ha podido contener la fuerza económica de la delincuencia; “el poder más grande del mundo tiene un problema de eso, imagínense qué puede hacer el municipio de Cocula frente a un problema como ése”.

“Eso es lo que tienen ustedes con la propuesta de mando único. ¿Y las policías municipales nos van a dar esa certeza? No. Tenemos que recrear el orden policial del país, sin que esto signifique dejar desmantelados a los municipios; eso sería un gravísimo error, pero tenemos que entender para qué sirven unos y otros”, planteó.

Al responder preguntas que le plantearon los senadores Miguel Romo, Blanca Alcalá, René Juárez, Lisbeth Hernández, Ismael Hernández Deras y David Penchyna, el procurador lamentó que a lo largo de los años se haya transformado el concepto constitucional original de una policía municipal de proximidad, de mando y buen gobierno, puramente administrativa, a un concepto constitucional de ataque al crimen.

“Eran policías con garrote y estos policías tenían enorme proximidad con la gente. Se nos ocurrió cambiar y decir que los policías son los responsables de la administración pública y para ello les dimos armas, una placa y resulta que esas policías se convirtieron en el mejor instrumento de entrada de la delincuencia organizada, y en el curso de 20 años nos creció de manera impresionante, tan impresionante como el tamaño del mercado que surte”, expuso.

Jesús Murillo recordó a los senadores, los priistas coordinados por Emilio Gamboa Patrón y los del Verde por Carlos Alberto Puente, que México es el vecino del principal consumidor de drogas, Estados Unidos, y de otro fuerte mercado de consumo, que es Canadá; el poder económico de esas naciones constituye un atractivo constante para los delincuentes.

“La venta del menudeo multiplica sus ingresos. Hay ganancias del ciento por ciento; del mil por ciento, del 10 mil por ciento, y en consecuencia la enorme ganancia. Los delincuentes tienen un poder económico que compite con algunos estados de la República y que supera a los municipios.

“Hay cuatro o cinco municipios que tienen la capacidad de poder enfrentar esto, pero es un asunto que ni siquiera ha resuelto el país más poderoso del mundo; es decir, el mercado. No lo ha resuelto. Tiene un problema de delincuencia de entrada, de consumo y de tráfico de drogas y lo ha tenido por muchos años”, describió.

Detalló a los senadores de la República que la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto en torno al mando único “no significa quitar a los policías en los municipios. Tendrá que haber policías en los municipios, porque ahí está el asunto del crimen.

“Debemos definir qué tiene que hacer la policía, y la policía que debe combatir los delitos que tienen que ver con esto. No pueden estar sujetos a un mando tan pulverizado como el municipal. Tienen que presentar un frente común, unido, fuerte. Si nuestros vecinos que tienen todas las capacidades no han podido, nosotros, pulverizados, pues menos. En consecuencia debemos tener un poder de mando único federal y otro estatal”, precisó.

El procurador general de la República comentó a los senadores que en Iguala, el crimen organizado se apoderó del ayuntamiento, puso al presidente municipal y a los criminales los vistió de policías; en Cocula, el crimen se apoderó de la policía y colocó al subjefe de la policía.

Explicó que cuando en otros países se conoce que un policía secuestró y mató estudiantes se piensa que es un problema de Estado, porque no se conoce el federalismo mexicano, donde ni siquiera se trata de un problema de un estado, sino de un municipio, “aunque aquí el problema no sea de un policía, sino que sea un miembro de la delincuencia organizada vestido de policía por un presidente municipal que tampoco lo era, sino de un delincuente vestido presidente municipal”.

                

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *