Política chatarra: La Feria

SR. LÓPEZ

La prima Alicia se entercó en casarse con un guapo mocetón que todo Autlán sabía era un poco lento para pensar (lindando con el retraso mental), trabajador como caracol de jardín, macho de película en blanco y negro de la ‘época de oro del cine nacional’, que bebiendo alcohol le paraba los pelos a un cosaco. Neceó y neceó. Se casó. Al segundo año, esperando el tercer hijo (luego le explico), se lamentaba de un hilo. La abuela Elena mandó por ella y le dijo: -Si te hartó, déjalo y plántale cara a la vida… pero sin quejarte, no tienes ese derecho –y sí, lo dejó ya con siete niños. Cada quien.

A ver, a ver… imagine usted que Francisco Xavier Venegas, virrey de la Nueva España cuando inició la revolución de Independencia, hubiera informado al rey en España: -Esto es político, en lo que se pensó era un mitin frente a la Alhóndiga de Granaditas, Hidalgo armó a la gente y la tomaron” –el Rey hubiera pensado: -“¿Será menso mi Virrey?”

O suponga que cuando Madero echó a andar la Revolución de 1910, Porfirio Díaz hubiera declarado después de la toma de Ciudad Juárez: -Se pensaba que era un mitin, pero se fueron sobre la ciudad y la tomaron… entre los opositores hay políticos –no, Díaz entregó su renuncia, se tragó la amarga derrota y se largó del país, pero no quedó en la historia como Porfirio el Tonto.

Como estamos fantaseando, ahora figúrese que en enero de 1907, cuando estalló la huelga en Río Blanco (la mayor fábrica de hilados del país), Porfirio Díaz hubiera dicho a los periodistas de entonces: -Es una exageración en todo sentido, tiene difusión porque la prensa opositora quiere perjudicarnos -… mmm, no, era dictador y el diablo si usted quiere, pero no era bobo ni se engañaba a él mismo.

En Chihuahua hay un conflicto de pronóstico reservado por la entrega de aguas a los EUA. Los campesinos, jurídicamente, NO tienen razón: México está obligado a cubrir la dotación al vecino del norte, conforme a los términos del tratado vigente desde 1944, pero no teniendo razón, tienen sólidas demandas que debieron atenderse desde antes, mucho antes, que esto no es la primera vez que pasa; administraciones anteriores y este gobierno no se han tomado en serio la  petición de que se revisen junto con la autoridad yanqui, las condiciones del tratado al haber cambiado tanto la realidad en 76 años, ahora hay muchas más hectáreas de riego y sequías más prolongadas. Eso no es discutible, la realidad nunca lo es.

Los campesinos de Chihuahua salen trasquilados cuando se derivan aguas a los EUA, por más que sea en apego al tratado. El río Conchos de ese estado es el principal afluente del río Bravo y aporta el 60% de las aguas del tratado; Chihuahua está en una muy desventajosa situación respecto de los otros estados involucrados. Lo que no es justo, aunque sea legal, sigue siendo injusto.

Y lo más importante: si no se pudiera cambiar la fórmula de entrega de aguas, eso no justifica la inveterada e indecente indiferencia del gobierno federal, puede haber y hay opciones diferentes al abandono.

Antier, como sabe usted, con este motivo hubo un enfrentamiento entre campesinos y la Guardia Nacional destacada en la presa La Boquilla (en apego a la política de ‘abrazos no balazos’). Los campesinos con palos y a pedradas, echaron a la Guardia. Hay un matrimonio baleado, se dice que por la espalda, la señora falleció, no está claro si él también.

La respuesta del Presidente es politizar el asunto en una torpe y ya muy desgastada maniobra de evasión de su responsabilidad, responsabilidad ineludible en su caso por su estilo autocrático de gobierno.

Señala que intervienen políticos en la protesta campesina; puede ser, seguro es… ¿y?… ¿desde cuándo está prohibido que los políticos acompañen, impulsen y hasta organicen la protesta ciudadana?… eso hizo quien ahora es nuestro Presidente: durante largas décadas organizó marchas, plantones, tomó pozos petroleros, paralizó a la capital del país, y nadie de lo que él llama genéricamente la ‘mafia del poder’, le regateó su derecho por más torcido que pudiera ser y era. ¿O ahora que es Presidente, él autoriza por qué se puede protestar y por qué no?… señor Andrés Manuel López Obrador, se le recuerda atentamente que se le eligió Presidente de la república, no dictador ni papá nacional.

Y la toma de un edificio de la CNDH por un grupo de agraviadas, iracundas; ofendidas, temerarias; maltratadas, osadas; ultrajadas y valientes, muy valientes, irrespetuosas y violentas, cuyos abusos a cosas y objetos son caricatura de las violencias que han sufrido y sufren en su dignidad y carnes y peor, mucho peor, en los cuerpos y vidas de sus hijas, hermanas, amigas… todo ese huracán de llanto y sangre, esa vorágine de  horrores, de parte del Presidente merece un regaño por dañar una pintura que representa a Madero y las acusa de ser manipuladas por intereses políticos que… ¿qué cree?… quieren hacerlo quedar mal a él, a ÉL… pecado grave en su Decálogo de la Ley de AMLO, que obliga a admirarlo y tolerarle todo.

Ayer las surtió el Presidente a esas mujeres: las llamó “porfiristas”. Y aclaró: la toma del edificio “es un acto abrazado por el conservadurismo”, ¿para qué cree?, claro, para debilitar a su gobierno. No concibe que se trate de una rabiosa reivindicación. No va a verlas, él, para abrazar su causa. No. No es un redoble funerario, no es una hoguera atizada con décadas de atrocidades (¿alguien se acuerda de las muertas de Juárez?), es una acción de sus opositores para manchar la túnica de prócer que viste desde que se alojó arbitrariamente en Palacio Nacional, otro agravio, por cierto.

El 40% de electores que no votaron no tienen derecho ni de quejarse, pero los otros que sí votaron y votaron por él, lo tienen pues no eligieron un sistema de gobierno refractario a la realidad, organizado para el culto de su persona. Pero no se inquiete, el Presidente, siempre atento, ya emprendió la lucha contra la comida chatarra, con lo que deja claro que lo suyo es política chatarra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *