Presenta ONU en Senado campaña de protección para migrantes

 Felipe de la Torre, de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC), presentó en el Senado el set de información sobre el tráfico ilícito de migrantes, campaña de protección para las personas que pretenden cruzar de manera ilegal las fronteras, y pidió que se difunda en las estaciones de radio de habla indígena.

Ante las comisiones contra la Trata de Personas, la de Derechos Humanos y la de Migración, De la Torre presentó los videos y los posters que incluye la campaña para que el migrante conozca los peligros a los que se puede enfrentar en caso de contratar a un traficante: amenaza a la integridad física, puede morir de asfixia encerrados en contenedores, abandonados en el desierto o en altamar.

Amenaza a la seguridad en sus familias, ya que con frecuencia los familiares en el país de origen y destino entran en contacto directo con los traficantes y son sujetos a extorsión y secuestro.

Además, De la Torre refirió que el tráfico ilícito de migrantes “es un negocio mortal” que fortalece a la delincuencia organizada y la ONU destaca que las redes de traficantes que facilitan los flujos migratorios hacia Europa llegaron a percibir 150 millones de dólares al año.

Las senadoras Adriana Dávila, Mariana Gómez del Campo, Layda Sansores se comprometieron a presentar un punto de acuerdo el próximo martes para que en el Canal del Congreso se difunda la campaña. Dávila, presidenta de la Comisión contra la Trata de Personas, pidió que el Senado se sume a la campaña de la ONU impulsada también por la Unión Europea, y “visitemos la frontera sur y norte”.

En el set de información que distribuyó la ONU se destaca el rol de la corrupción en el tráfico ilícito de migrantes. “Un estudio reciente de la UNODC muestra que la corrupción suele tener gran importancia en la comisión del delito del tráfico ilícito de migrantes, y puede operar en diversos niveles y depende del grado de integridad y control interno de las instituciones públicas.

Subraya que la “mordida” es una de las formas más comunes para neutralizar la posición de los funcionarios o agentes que controlan las fronteras y tienen la potestad de autorizar o no el ingreso de la persona migrante. La corrupción “también puede operar en el nivel de procuración de justicia, mediante el tráfico de influencias”.

De igual forma resalta que el abuso de funciones constituye también una forma común de corrupción, y es cuando un funcionario intencionalmente, abusa de funciones o del cargo.

De la Torre destacó que ante los controles que ejerce el Estado mexicano para proteger sus fronteras, los traficantes ofrecen ahora rutas marítimas a los migrantes “y éstas son las de mayor peligro”.

 Por: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *