Quebraderos de cabeza: La Feria

SR. LÓPEZ

No lo ande contando, pero este su texto servidor, en los tiempos de su infancia,  idos hace muchas décadas, toda la Primaria cargó con el estigma de lo malo que era para jugar canicas (nunca aprendió a tirar de huesito). Sin embargo, entró a su rescate Pepe, el más impresentable primo que tenerse pueda (ADN ‘gandalla compuesto’, ‘chilango terribilis’), quien se enteró del trauma de este menda y como era siete mayor y era como era, le enseñó dos reglas de las canicas con las que dejó de perder y perder: ‘Corte’ y ‘Regla de oro’, básicamente las dos reglas eran hacer trampa (‘Corte’, era cambiar la canica a donde le viniera uno en gana; y ‘Regla de oro’, era contar como si hubiera entrado la canica al hoyito… si quedaba a menos de una cuarta de distancia); la cosa era provocar que terminara en pleito el juego… bueno, pero ya no perdía uno sus canicas y a veces se quedaba con unas de más, aunque fuera a trompones. Bonito…

El pasado lunes 8 de julio, en la noche (la ‘nocturnidad’ es agravante), el Congreso de Baja California (BC), aprobó prolongar tres años el mandato del gobernador electo, el morenista Jaime Bonilla Valdez (apenas va a montarse en la sillita de BC, entra el 1 de noviembre que viene), quien fue electo para un periodo de dos años pero quiere quedarse cinco (espíritu de sacrificio del caballero).

O sea: el proceso electoral fue para dos años, ganó don Bonilla y el Congreso local aprobó que se quede cinco en la chamba. Lo raro es que ese Congreso tiene mayoría del PAN… ¡vaya!, cosas veremos.

Consultado que fue el martes, nuestro Presidente (por la latosa prensa), escurrió el bulto (“Nosotros no nos metemos en estos asuntos”). Y ardió Troya, porque los fifís, conservadores, los que rezan diario su rosario pidiendo que la 4T fracase, luego luego, rapidito, interpretaron a la mala el caso (“experimento para prolongar su mandato”, fue lo menos que dijeron).

PRI, PAN, PRD y no pocos personajes de izquierda (como don Cuauhtémoc Cárdenas), y también de Morena, rechazaron entre ajos y cebollas la “Trampa BC” (no la pueden patentar, ya se ha intentado antes), van a expulsar de esos partidos a los legisladores locales que hayan aprobado semejante barbajanada y quieren que se investigue si es cierto el chisme de que les dieron un millón de dólares por cabeza, a cada uno, para que no se pusieran en mal plan y le prolongaran de dos a cinco años el mandato al caballero de Morena. Un millón de dólares suena delirante… esos son Legisladores Similares, lo mismo pero baratos.

Nuestro Presidente, ya puestas así las piezas, declaró el viernes pasado, desde Tepic, Nayarit:

“Nosotros confiamos en que las autoridades competentes van a resolverlo, el Instituto Electoral, el Tribunal Electoral, ya hay denuncias presentadas sobre este tema, ¿cuál es la ventaja ahora?, de que ya no hay influyentismo, el presidente no se mete en estos asuntos como era antes, no hay línea, la línea es que no hay línea, entonces tranquilos y que no nos confundan porque no somos iguales, veo a dirigentes de un partido, los escucho diciendo, ‘si ya se permitió esto, es porque ahí viene la reelección presidencial’, que no exageren, no somos iguales, ¡zafo!”,  (del latín ‘zaforum’: equivale a decir ‘¡de ninguna manera!’, ‘bórrenme de esa lista’, ‘con esos ni al baño’, algo así, usted entiende). Y agregó:

“De acuerdo a la Constitución, el presidente de la República tiene mucha autoridad y mucha influencia, pero se usaba muy mal esa influencia, ahora ya no existe eso, es más, les diría, nunca lo he hecho, ni en la oposición, por eso no van a poder con nosotros, tenemos ese escudo, nuestra autoridad moral, imagínense si se da este caso de que los legisladores me hubieran pedido mi opinión, ¿cómo estaría yo hoy?, se me caería la cara de vergüenza, sin autoridad”

¡Qué bueno que aclaró tan claro!… se hubiera vuelto a zafar. (Y este López le cree, para que vea que no es uno aferrado: sí es así nuestro Presidente, colmilludo… lo malo es que algunos de los suyos, no son así… y como todo el tiempo le quieren adivinar el pensamiento y darle gusto… pues, se atreven a lo que sea).

El trepidante caso BC, de don Bonilla, prueba que pertenecer a Morena o a ningún otro partido, hace honesto y derecho como una regla a nadie; ni lo contrario, que ser priista, panista, perredista o morenista, lo hace un corrupto de verlo y vomitar. No. Y ojalá se percate del detalle nuestro Presidente: no basta que él sea derecho, no, damas y caballeros: hay de todo en la viña del Señor (ya ve que están de moda las citas evangélicas).

Lo de BC es escandalosamente burdo, ya se ha intentado antes y el Trife los ha mandado a volar: no se puede hacer retroactiva una modificación a las leyes electorales ni a los periodos previstos en una elección. Lo  contrario sí se puede: para el futuro; hágase de cuenta que el Congreso de la Unión aprobara que el siguiente Presidente será de 12 años… bueno, pues al que le toque (pobrecito: apenas llegan con algo de pellejo a los seis).

La otra cosa que hay que destacar es que no pasará nada a los que votaron aprobando esa barbaridad. Por eso en nuestra risueña patria son como son algunos de nuestros políticos y funcionarios, nunca pasa nada y cuando pasa, pasa quedito (con raras, rarísimas excepciones). La ley en nuestro país no es todavía de aplicación universal y eso, la impunidad es la madre de todos nuestros quebraderos de cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *