Redoblan la seguridad fronteriza; Unión Europea

 El nuevo cuerpo europeo de guardias fronterizos y guardacostas, puesto en marcha ayer  con efectivos y medios reforzados, permitirá a la Unión Europea controlar sus fronteras marítimas y terrestres, para evitar en un futuro una crisis migratoria como la del año pasado.

El caos provocado por la llegada de cientos de miles de migrantes a Grecia en 2015 puso de relieve las limitaciones de la agencia europea Frontex, cuyos efectivos no bastaban para asistir eficazmente a los países situados en primera línea y preservar el espacio europeo de libre circulación Schengen.

EFECTIVOS TENDRÁN APOYO

El nuevo cuerpo reemplazará a Frontex, oficialmente a partir del próximo jueves, reforzando esta agencia con sede en Varsovia. Sus efectivos permanentes aumentarán progresivamente hasta las mil personas, más del doble que los de Frontex.

Una reserva de mil 500 guardias fronterizos y guardacostas nacionales podrá ser movilizada rápidamente, así como equipos técnicos, que los países europeos tendrán la obligación de poner a su disposición a partir de diciembre de 2016.

La nueva agencia podrá también adquirir su propio material, frente a la situación de Frontex que debía sistemáticamente solicitar contribuciones a los países del bloque, en algunas ocasiones muy poco animados a responder.

La nueva agencia deberá vigilar permanentemente la situación en las fronteras exteriores de la UE, para lo que enviará oficiales de enlace a los países en las que sus límites se encuentren bajo presión.

Su mandato le permitirá enviar también oficiales de enlace a terceros países, fuera de la UE, y lanzar operaciones conjuntas con estas naciones. Desempeñará un mayor papel en la coordinación de operaciones de devolución de migrantes en situación irregular hacia sus países de origen.

Otra de sus misiones será la prevención del crimen transfronterizo, con la posibilidad de recabar y tratar informaciones sobre personas sospechosas de llevar a cabo actividades criminales o en situación irregular. Estos datos podrá compartirlos con los países del bloque y con Europol.

Uno de los puntos más controvertidos del proyecto inicial de la Comisión Europea, desvelado en diciembre de 2015, era el poder imponer una intervención de la nueva agencia europea en un país desbordado, incluso si este último rechazaba solicitar su ayuda.

Por: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *