Revisar precios de gasolinas demanda Coparmex al gobierno

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) demandó al gobierno federal que revise de manera “seria y objetiva” la fórmula que diseñó la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para determinar el precio final de las gasolinas y el diésel, al advertir que de aumentar éstas y dado que se trata de insumos básicos “podría detonar en un incremento en los costos industriales y comerciales, que a su vez puedan impactar en los niveles inflacionarios del país”.

A través de su comisión nacional de energía, que preside Daniel Vázquez Díaz, el organismo señaló que aunque la composición del precio final de dichos combustibles estarán sujeto a las condiciones de oferta y demanda del mercado “es previsible esperar que ante un aumento considerable en el precio del petróleo, se refleje un aumento proporcional del precio de los combustibles”.

El sindicato patronal ponderó que debe tomarse en cuenta que en la fórmula empleada para la determinación del precio final de las gasolinas y el diésel un componente importante son los impuestos con los que se les gravan y que representan casi 40 por ciento del precio final, “por lo que es necesario que las autoridades hacendarias y del sector energético, conjuntamente con los organismos empresariales se den a la tarea de revisar este tema con profundidad”.

Agregó que otros factores que impactan el precio final de las gasolinas y el diésel son las ineficiencias de operación del Sistema Nacional de Refinación (SNR), ya que opera a un 60 por ciento de su capacidad y provoca sobrecostos, además del robo de combustibles que alcanza casi los 28 mil millones de pesos anuales.

No obstante, la Coparmex hizo un reconocimiento a la CRE por el cronograma de flexibilización de los mercados de gasolina y diésel, que se pondrá en marcha de manera gradual y ordenada por zonas específicas, al sostener que se trata de una planeación transparente “que dará lugar al nuevo modelo de mercado en los combustibles y que dejará atrás el esquema de un proveedor único (Pemex)”.

Confió en que habrá una sana competencia en precios, calidad y hasta diversificación de servicios, con lo cual se fomentarán nuevas inversiones calculadas en 14 mil millones de pesos para el transporte, almacenamiento y comercialización de combustibles.

Es un “acierto la apertura de estas actividades a la participación empresarial”, puntualizó. Ello puede contribuir a que el país cuente con una infraestructura más sólida y adecuada a las necesidades del mercado actual, además de incrementar la seguridad energética, la capacidad de almacenamiento de combustible “ya que en fechas recientes se ha podido observar desabasto en ciertas regiones del país que dan lugar a incertidumbre y sobrecostos”.

Por: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *