Ruleta rusa: La Feria

Sr. López

Tía Maruca era buena persona y señora decente, pero ingenua tirando a tontita. Su única hija, Maruquita, en cambio, salió ‘inquieta’ y muy inteligente. Estando en la Prepa, se organizó con un grupo de amigas para un viaje ‘sin mamás’ en Semana Santa, a Jerusalén y Roma, acompañadas por dos maestras. La tía dudó en darle permiso, por el ‘qué dirán’ que todavía importaba, y propuso que entre todas le pagaran el viaje a Pepe -ya sabe quién, el más impresentable primo que tenerse pueda-, para que las ‘cuidara’. Maruquita explicó a sus compañeras qué clase de primo era Pepe y de inmediato, todas aceptaron el trato, las maestras también. El que no aceptó fue Pepe: -Tía, no me ponga en tentaciones; a Maruquita a lo mejor se la respeto pero por las demás no respondo y menos por las maestras –se canceló el pío viaje por el ‘a lo mejor’. Pepe no garantizaba.
Hay un país que es el único que ha tenido guerras en los cinco continentes y en los siete mares. En el siglo XVIII sostuvo cinco guerras, una contra Francia (de resultado indeciso). En el siglo XIX inició 63 guerras: en Grecia; dos veces en Indonesia; contra Samoa; dos veces en las islas Fiyi; en Liberia, África; a su vecino del Sur lo invadió y le quitó la mitad de su territorio; en New Greytown, Nicaragua; en China de 1856 a 1860; en Japón; en Formosa (Taiwán); otra en Samoa; contra España en 1898; contra Filipinas; también contra el Sultanato Joló, en África; y contra China de 1899 a 1901.
En el siglo XX hicieron la guerra 35 veces, entre otras, contra su vecino del Sur, en la frontera, de 1910 a 1919; invadieron Nicaragua y ocuparon el principal puerto de su vecino del Sur; en Rusia de 1917 a 1925; contra Corea, Laos, Taiwán, Líbano; un intento de desembarco en Cuba; en Vietnam de 1955 a 1975; Tailandia, República Dominicana, Camboya, Congo, Libia, Líbano otra vez; Granada, Irak, Panamá, Bosnia y Haití. Aparte organizaron algunos golpes de Estado en América Latina. Participaron, claro, en las dos guerras mundiales.
No hay duda, estamos hablando de los Estados Unidos de América, los EUA.
En el siglo XXI, han tenido diez guerras, como la de Afganistán, 20 años de conflicto, desde 2001; Irak de 2003 a 2011; Somalia, África, de 2007 a 2021; Libia, Uganda, Siria y en Cabo Delgado, Mozambique.
Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, interfirió en los asuntos internos de más de 40 países en el mundo y ha organizado, financiado y puesto en marcha las “revoluciones de colores” del norte de África, desordenando países y provocando tragedias.
Los EUA se las ha ingeniado para aparecer ante el mundo como el custodio de la paz, la democracia y los derechos humanos. Por cierto, es el único país que ha usado dos veces bombas atómicas contra ciudades sin ningún interés militar: Hiroshima (6 de agosto de 1945; cerca de 170 mil muertos) y Nagasaki (tres días después; 80 mil muertos); y justificó tal extremo diciendo que solo así se rendiría Japón; cierto, pero bastaba con la primera bomba nada más, la segunda se usó para probarla, porque era de otro tipo y oiga usted, las cosas se prueban.
Ahora con los sucesos terribles en Ucrania, la ONU y casi todo el mundo, quieren que se detenga la agresión rusa y se sienten a conversar como gente civilizada con el gobierno ucrano (o ucranio, al gusto), pero no es tan sencillo, Rusia sabe que tras de Ucrania están los intereses de la Unión Europea y la fuerza militar multinacional de la OTAN, en la que el papel estelar es de los EUA.
Entiende este menda que hasta aquí pudiera parecer esto una defensa de lo que Putin está haciendo en Ucrania. De ninguna manera. Es una agresión infame de gravedad imposible de atenuar y aparte, Rusia también tiene su historia de agresiones, invasiones, matachinas y salvajadas; no hay espacio para describir ni de manera sintética los horrores del estalinismo.
Lo que sí pretenden estos comentarios es explicar la natural desconfianza de Rusia a los EUA que son el país más guerrero y que más agresiones ha hecho a otras naciones en la historia completa de nuestra especie, sin dejar de subrayar que los EUA sí son un país en el que al interior hay libertad, respeto a las leyes y los derechos de los individuos, por algo tantos miles buscan emigrar allá; sin que eso le impida a los EUA tener cárceles clandestinas que denominan “black holes” (agujeros negros), en 28 países más otras 25 prisiones en Afganistán, 20 en Irán y 17 buques-prisión desde 2001, manteniendo presos sin causa judicial y bajo torturas autorizadas en un manual oficial; y estas barbaridades las aceptó el entonces presidente George Bush hijo, en su discurso del 6 de septiembre de 2006 (en Rusia debe haber el equivalente pero no son tan bobos como para andar ventilándolo en público).
Igual, Rusia sabe que su economía es de chisguete frente a la de los EUA y Europa, su esperanza es mantener su buena relación con China para sortear las consecuencias mayores de las sanciones ya impuestas, pero nadie nunca sabe ni ha sabido ni sabrá qué piensa un estadista chino.
Los espectadores de este horror solo podemos hacer votos porque se resuelva con el menor sufrimiento posible para el pueblo ucrano y ruso también. Pero mientras, nuestro gobierno no puede suponer que nuestra soberanía permite tratar con juegos de palabras al tío Sam. La Tierra jamás va a girar alrededor de la Luna. No se trata de que nos parezca bien, se trata de ser realistas y más en un caso en el que claramente un país ha agredido a otro. Las medias tintas de nuestro Presidente no pasan desapercibidas en Washington.
Y para los que temen un conflicto nuclear se les avisa que eso es un imposible táctico. No habría vencedores ni vencidos. Dicen que Albert Einstein escribió: “No sé con qué armas se luchará en la Tercera Guerra Mundial, pero sí que en la Cuarta Guerra Mundial se usarán piedras y palos”, tal vez pero Rusia quedaría en la edad de piedra y los EUA podrían reconstruirse en menos tiempo del que nadie imagina. Rusia no juega ruleta rusa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *