Se niega Arróniz a rendirle cuentas a Poncho: La Columna

José Cruz Delgado

Tanto Raúl Morón Orozco como Humberto Arróniz, alias el Jarocho, el primero alcalde de Morelia y el segundo en funciones, habían asegurado que harían una entrega-recepción clara y transparente a quien fuera su sucesor, y resulta que Poncho Martínez de la alianza PRD-PAN le dio una paliza electoral al Iván Pérez Negrón, de Juntos Haremos Historia, fue tal el enojo de ambos funcionarios mediocres que se han negado a rendir cuentas al alcalde electo.

Bueno, pues fue el propio Alfonso Martínez Alcázar, quien acusó al gobierno local morenista de que dicho proceso de negarse a rendir cuentas, que la Entrega del gobierno morenista, una simulación, pues sigue con la negativa del Jarocho para que el equipo de Poncho pueda acceder a la información incumpliendo lo que marca la ley.

Poncho se mostró preocupado, pues no sabe

el estado real que guarda la administración municipal, principalmente en materia de finanzas y obra pública que seguramente encontrará un desastre y al mismo tiempo aseguró que pareciera que el gobierno en turno “está escondiendo algo”, pues no cuentan con argumentos para seguir con su negativa para acceder a los documentos oficiales.

Martínez Alcázar denunció que, durante la primera semana de trabajo, la administración morenista ha limitado el número de personas y horas para revisar dichos expedientes que marcan Lineamientos para la Entrega-Recepción de los Gobiernos Municipales de Michoacán; en tanto que en la mayoría de las dependencias no permiten que se conozcan datos elementales como los estados financieros, pagos pendientes a proveedores, la plantilla laboral, entre otros.

Asimismo, el alcalde electo refirió que este gobierno morenista se contradice, ya que, por un lado, las y los empleados municipales comentan que hay una omisión total para atender la pandemia dentro del Ayuntamiento y, por otra parte, en las mesas de la Entrega-Recepción ponen de pretexto a la contingencia sanitaria para evitar brindar la información correspondiente.

Por cierto, durante la Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario d PRD, a la que asistió como invitado especial, dijo que este acercamiento demuestra el interés de hacer equipo para trabajar desde el ámbito de su competencia y en estrecha coordinación, para que la capital vuelva a ser un municipio en desarrollo.

Señaló que, como alcalde independiente, junto con Silvano Aureoles, lograron entregar una ciudad segura y ahora el gobierno de morena la regresa en el lugar 23 de las más violentos del país, por lo que, con el apoyo de las y los legisladores del PRD, Morelia saldrá adelante y será nuevamente un municipio seguro, que invite al turismo y a la inversión.

MISIÓN IMPOSIBLE MIENTRAS ESTÉ ALITO

Mientras Alejandro Moreno Cárdenas siga al frente del CEN del PRI Nacional, será una misión casi imposible que se democratice al tricolor, sin embargo hay priistas que insisten, uno de ellos es el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, quien visitó la capital michoacana, llamó a recuperar a los cuadros políticos que apoyaron a otros partidos en la pasada elección, por considerar que “no se fueron, los corrimos”.

Aseguró en conferencia de prensa, que de los cuadros políticos que desertaron del tricolor, y apoyaron a otros partidos políticos en la pasada jornada electoral, entre ellos Morena, “pueden marcar la diferencia en el próximo proceso electoral, pero para ello, quienes dicen ser los líderes del partido, deben dejar la soberbia y empezar a trabajar en la reconstrucción del Revolucionario Institucional.

Y es que, efectivamente, fue Morena Cárdenas quien echo literalmente  Jesús Reyna García del PRI al no darle el lugar que merecía dentro de las filas priistas, pero que regrese es casi imposible, pues son Jesús es de decisiones firmes y cuando toma una no da marcha atrás.

Ulises Ruiz dijo que todavía hay tiempo para convocar a los cuadros políticos que, al sentirse desplazados por la dirigencia priista, apoyaron otros proyectos en la elección del pasado 6 de junio.

Por lo pronto, una corriente del priismo demandará establecer una Asamblea Nacional Refundacional del Revolucionario institucional (PRI), para pedir que su líder nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, ‘Alito’, aclare el destino de los 800 millones de pesos que el partido recibió en prerrogativas durante la pasada jornada electoral.

Pues, así las cosas, la cosa se pone interesante, y vamos a ver en termina esta novela, aunque todo indica que el villano y gandalla de Alejandro Moreno Cárdenas será el vencedor, pues la militancia priista está inconforme pero se comporta «agachona» y no hace nada por evitar que la sigan agraviando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *