Senado “destapa” la brutalidad de la CIA

senado

 

GMX

Washington, EU.- En una decisión histórica, el Senado de Estados Unidos dejó este martes al descubierto los abusos y prácticas de tortura perpetrados por la CIA al amparo de la lucha contra el terrorismo, en un acto marcado por el temor a represalias en todo el mundo y en medio de una encarnizada división de opiniones sobre la conveniencia de reconocer los muchos pecados cometidos bajo los programas de rendición y durante interrogatorios brutales que ofrecieron pocos resultados.

Al dar a conocer un resumen ejecutivo de 500 páginas del informe de más de seis mil páginas —que llevó siete años de pesquisas y la revisión de más de 6 millones de documentos internos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA)—, la presidenta del Comité senatorial de Inteligencia, DianneFeinstein, defendió la necesidad de dar a conocer toda la verdad al mundo para evitar que estos abusos se repitan.

“Es preferible que la historia nos juzgue por nuestro compromiso con la verdad y la justicia que por estos abusos”, aseguró.

En el reporte, el comité relata la forma en que al menos 119 prisioneros permanecieron recluidos entre 2002 y 2008 en cárceles secretas. Decenas de ellos fueron privados de sueño en lapsos de hasta 7 días, o permanecieron desnudos y encadenados, o fueron torturados durante interrogatorios con la técnica de ahogamiento simulado. El texto señala que Abu Zubaydah fue el primer sospechoso importante de la red terrorista Al-Qaeda en ser sometido a técnicas como ruido y privación del sueño, así como la técnica de simulacro de ahogamiento conocida como “el submarino”, y fue objeto de maltratos en el proceso.

Ese tipo de prácticas no sólo se realizaron en los centros de detención a cargo de las fuerzas militares en Afganistán, sino en otros países de Europa del este y. además, le fueron ocultadas al Congreso y a la Casa Blanca.

A muchos presos se les amenazó con que sus familiares serían asesinados o abusados sexualmente.

El presidente Barack Obama reiteró el apoyo de su administración a que el informe fuera difundido y calificó de “preocupante” el programa de interrogatorios de la CIA. “Este reporte reafirma mi convicción de que estos métodos (brutales) no sólo eran incompatibles con nuestros valores como nación, sino que tampoco servían a nuestros esfuerzos antiterroristas o a nuestros intereses de seguridad nacional.

“Estas técnicas hicieron un gran daño a la imagen y posición de Estados Unidos en el mundo… Por eso voy a seguir haciendo uso de toda mi autoridad como presidente para asegurarme de que nunca recurriremos a estas prácticas”, concluyó el presidente al justificar el fin de programas y la prohibición de prácticas de tortura desde que llegó a la Casa Blanca.

“Durante algún tiempo se negaron algunos de los abusos cometidos en la cárcel de Abu Ghraib (en Irak). Pero, después, resultó que todo era cierto”, aseguró Feinstein al citar uno de los casos más brutales, en donde los prisioneros sufrieron torturas y humillantes tratos por parte del personal militar.

“Las técnicas brutales empleadas en los interrogatorios no fueron útiles para recabar información”, subrayó Feinstein, quien aclaró que n la CIA “hay muchos que hacen bien su trabajo”.

El senador republicano por Arizona, John McCain, respaldó la decisión de Feinstein de liberar el reporte por considerar que, “las técnicas (brutales) utilizadas durante los interrogatorios, no sólo fracasaron a la hora de ofrecer resultados, sino que además dañaron mucho nuestra imagen y nuestras relaciones internacionales”.

La organización Amnistía Internacional (AI) consideró que los responsables de aplicar métodos de tortura durante los interrogatorios en la CIA deben ser llevados ante la justicia y recibir una sanción. “Es tiempo de (asumir) responsabilidades, de acciones judiciales”, señaló en comunicado.

Detalles

PRÁCTICAS POLÉMICAS

39 detenidos fueron sometidos a técnicas de interrogación como privación del sueño, exposición al frío, aislamiento prolongado y el “submarino”, entre otras.

26 detenidos no cumplían siquiera los estándares de detención.

Además, 20 detenidos no fueron reconocidos por la CIA sino hasta la publicación del informe.

Cinco detenidos fueron sometidos a rehidratación y alimentación rectal sin justificación médica, por negarse a alimentarse.

 

 

Vía EL UNIVERSAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *