Tigres fue más fiera y avanza a la final

Ciudad de México.- Faltaban 12 minutos para el término del partido y el estadio Universitario ya coreaba a sus futbolistas. Lucas Zelayarán anotó el 2-1 y dejó en el camino al León, gracias al global de 3-1.

El crédito del León se terminó en la casa de los Tigres. Los esmeraldas necesitaban dos goles para pasar a la final y sólo anotaron uno, en contraparte, recibieron dos. Por eso de los Javier Torrente se van de vacaciones y se olvidan de ganar el título en el Apertura 2016.

En el otro lado, fiesta. Tigres presume a un André-Pierre Gignac que suma cinco goles en tres partidos, recuperó a Lucas Zelayarán y de nuevo están en una final de liga, la tercera en los últimos tres años.

Había esperanza de que el León remontara la eliminatoria frente a Tigres, porque al minuto 16, Luis Montes anotó el 1-0 e hizo que los Panzas Verdes se acercaran al objetivo de eliminar a los Tigres.

Después del 1-0, el esférico al poste de Fernando Navarro y un gol de André Pierre-Gignac, en el último minuto del primer tiempo, hicieron que los visitantes se alejaran de la meta fijada.

Un pase filtrado a Gignac, que venía saliendo del fuera del lugar, para que el francés no desperdiciara la oportunidad de volver a batir a William Yarbrough. El europeo fue el autor del único gol de Tigres en la ida y también el encargado de conseguir el empate a uno, momentáneo en la vuelta.

El mediotiempo no causó cambios en el ninguno de los dos equipos. Los dos técnicos reiniciaron el juego con las mismas armas.

Torrente desconcertó con sus cambios al 66’. Envió a Elías Hernández a causar problemas por las bandas y, minutos más tarde, puso al zaguero Burdisso como centro delantero.

Hubo un gol de León, el que parecía ponía a los esmeraldas en la siguiente ronda, pero el árbitro consultó con su auxiliar y anuló el tanto porque el esférico había salido del campo.

El que acertó en los cambios fue Ricardo Tuca Ferretti. El técnico brasileño eligió a Lucas Zelayarán como su primer cambio. Entró en lugar de Ismael Sosa y su participación en el partido de vuelta representaba el fin de dos semanas que estuvo fuera por lesión.

Ocho minutos después de entrar, Zelayarán se encontró con la pelota en la esquina del área y la puso en el ángulo de la portería de William Yarbrough. El portero de la selección de Estados Unidos sólo se lanzó para adornar el 2-1 de los Tigres.

Se esperó que León fuera en busca de dos goles en los últimos 10 minutos, pero su táctica eran centros al área, esperando que Burdisso o Boselli remataran alguno. No ocurrió y Tigres está en una final, por tercer año consecutivo. Espera rival.

Vía Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *