Trump y Biden respetan las reglas, pero reparten fuertes acusaciones de corrupción y racismo

GMx

El aspirante a la reelección presidencial en Estados Unidos, Donald Trump, y su rival por el Partido Demócrata, Joe Biden, tuvieron un intenso cara a cara en el cual, respetando todas las formalidades, intercambiaron fuertes acusaciones personales.

El encuentro, realizado en la localidad de Nashville (Tennessee), estuvo marcado por las duras acusaciones de Trump contra la familia de Biden por supuesta corrupción y por las de Biden contra el mandatario, al que tachó de racista e incluso de inepto.

Trump intentó dibujar a Biden como el «típico político», con constantes referencias a su larga carrera y, en especial, a sus dos periodos como vicepresidente al lado de Barack Obama.

«¿Por qué no lo hiciste en los 8 años? (…) Es todo habladuría, ninguna acción», le espetó el aspirante republicano en varias ocasiones a Biden, cuando este hablaba de sus propuestas de gobierno.

El político demócrata, por su parte, buscó mostrar a Trump como un mandatario que ha llevado al país a una profunda crisis, pero que no asume sus responsabilidades, que divide a los estadounidenses y que está desconectado de la vida de los ciudadanos comunes.

«Esto no se trata de su familia o de la mía, sino de tu familia», dijo Biden mirando a la cámara y hablándole directamente a los electores de clase media, con cuyas dificultades intentaba mostrar empatía.

«Yo seré presidente de todos los estados, no de azules o rojos», subrayó.

Como es usual en él, durante sus intervenciones Trump utilizó numerosas frases con pegada tanto para hablar de sus propuestas pero sin ofrecer detalles.

Así, por ejemplo, dijo que habrá una vacuna contra el coronavirus en pocas semanas pero, al ser repreguntado por la presentadora Kristen Welker, de la cadena NBC, no pudo dar detalles.

También presumió de ser «el presidente que más ha hecho por los afroestadounidenses desde Abraham Lincoln» (el mandatario que abolió la esclavitud) y de ser «la persona menos racista en esta habitación».

«Este Abraham Lincoln de acá es uno de los presidentes más racistas que hemos tenido en la historia moderna. Le echa gasolina a cada uno de los fuegos racistas», le respondió sarcásticamente Biden, quien recordó que Trump inició su primera campaña presidencial diciendo que iba a librar a Estados Unidos de los «violadores mexicanos» y que luego, como mandatario, «prohibió (la entrada al país de) los musulmanes porque son musulmanes».

LOS DREAMERS

En el último debate antes de las elecciones entre Donald Trump y Joe Biden, el tema de los inmigrantes latinos volvió a aparecer.

Trump acusó a Biden de no haber ayudado en nada durante los años que estuvo junto a Barack Obama en la Casa Blanca.

“Él estuvo 8 años y no hizo nada más que meter a gente en jaulas», lanzó el actual presidente de los Estados Unidos a quien fuera vicepresidente en el gobierno de Obama.

Biden reconoció errores; sin embargo, aseguró que no está dispuesto a volver a cometer: «La política de inmigración de Obama fracasó. Cometimos un error, tardó demasiado».

Sobre las acciones que tomará, expresó que “en 100 días, pediré al Congreso dar camino a la ciudadanía a los Dreamers, podrán tener de inmediato acceso a este país y un camino a la ciudadanía».

(Con información de BBC y Us.Marca.Com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *