Tuxtla Gutiérrez, desarrollo sustentable

JOSÉ ANTONIO MOLINA FARRO

“El comportamiento obtuso de los hombres frente a la naturaleza condiciona su comportamiento obtuso frente a sí”

Marx

Exégetas de Marx afirman que el desarrollo capitalista es incompatible con el uso racional de los recursos naturales. No les falta razón, el capitalismo dominante ha sido destructivo y depredador de la naturaleza. Por fortuna, de algunos años a la fecha, la agenda ambiental ha sido adoptada por numerosos colectivos en todo el mundo, y representa un enorme desafío para los gobiernos de cualquier signo ideológico, en lo nacional y en lo provincial. Se espera que los Estados Unidos, reacio históricamente a la adopción de políticas que reduzcan emisiones altamente contaminantes a la atmósfera, con la presidencia de Biden abrazará la causa de las energías limpias, como bandera para la preservación ambiental.   Por su parte, México abona al deterioro ambiental como uno de los países con mayor tasa de deforestación en el mundo. Se pierden en promedio alrededor de 10 millones de árboles anuales. La tala inmoderada, los tiraderos a cielo abierto y el tráfico ilegal de madera son el pan de cada día. En los hechos, la política ambiental no ha pasado del plano discursivo, y hoy día ni siquiera está presente en el discurso oficial. Los avances en los gobiernos estatales y municipales son, en su mayoría, escasos; ni voluntad política ni cultura ciudadana ambiental y comprometida. En el fondo es un asunto de poder, de quién decide, quién comunica, quién tiene los medios y de quién hace las leyes. No hay una instancia interinstitucional con capacidad de mando ni una política coherente de gestión de los recursos naturales. En el mejor de los casos la norma avanza, pero la operación se estanca. Hace algunos años y de acuerdo al INEGI, el impacto económico del deterioro ambiental equivalía al 10.5% del PIB. Especialistas advertían que la población que se vería más afectada por inundaciones y sequías se encuentra en Tamaulipas, Tabasco y Chiapas. Hoy vemos algunos ejemplos de ello.

Por ello resulta  alentador el que Tuxtla Gutiérrez cuente con una Agenda Estratégica Sustentable de carácter integral, que incluye aspectos sociales, económicos y ambientales, para mejorar y dignificar la vida en comunidad. Veamos.

Limpiemos Tuxtla

Programa de acopio de PET. Con el proyecto “Cambiando Plásticos por Sonrisas”, donde interviene el Voluntariado DIF Tuxtla, se han colocado a la fecha 117 contenedores metálicos para depositar el PET en diferentes puntos de la ciudad, habiéndose recolectado para el segundo año de esta administración un total de 16,234.5 kilos de PET.

Campañas de acopio de residuos eléctricos y electrónicos

Son implementadas por la Secretaría de Medio Ambiente y Movilidad Urbana, enfocadas a dispositivos obsoletos e inservibles. En dos años se acopiaron 17.73 toneladas de residuos.

Programa de acopio de pilas domésticas

La Secretaría de Medio Ambiente y Movilidad Urbana instaló 25 contenedores en diferentes dependencias públicas. Se han dispuesto 395 kilos para su reciclamiento o destrucción.

Programa de Contenerización (Servicios Municipales)

Se han instalado 6,400 y se continuará con una tercera etapa, hasta la instalación de 9,800 contenedores.

Campaña de acopio de cacharros (Salud)

Se acumularon alrededor de cien toneladas de material inservible con más de 133 operativos de descarrachamiento.

Campaña de acopio de llantas “Llantatón”. (Salud)

La respuesta positiva de la ciudadanía permitió deshacerse de llantas que representan un riesgo serio para la salud. Por segundo año consecutivo se realizó el “Llantatón” 2020, recogiendo cerca de 9,000 llantas.

Campaña de destrucción de botellas de bebidas alcohólicas. (Salud)

Se realizaron nueve operativos de destrucción de botellas con un total de 10,225 piezas recolectadas. Así mismo, se realizaron dos eventos de destrucción de envases por un total de 16  mil  botellas vacías.

Programa municipal de reforestación

En dos años de gobierno se han plantado 25,719 árboles en espacios públicos como  boulevares, parques, áreas naturales protegidas y jardines.

Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales

Verificadas mensualmente por la Comisión Nacional del Agua, es de los pocos municipios que cumple cabalmente con las normas. A través de estas plantas se ha logrado reducir la contaminación y las características no deseables de las aguas, bien sean de abastecimiento, de proceso o residuales, por lo que se han tratado 22.7 millones de metros cúbicos de agua residual, en las plantas de Copoya, Paso Limón, Tuchtlán, El Jobo y Tres Marías, con total apego a las normas correspondientes en materia de disposición de agua tratada, con un monto de inversión para la operación de las Plantas de Tratamiento por más de 21.5 millones de pesos.

Programa de sustitución de luminarias (Servicios municipales)

A la fecha se han colocado 25,500, calidad led, de un total de 39,000 que requiere la ciudad.

Atlas de riesgo

Se actualiza diariamente con el Sistema Integral de Protección Civil, y es una herramienta muy valiosa  para  identificar amenazas y vulnerabilidad; además da certeza a quienes desean comprar, rentar o construir una vivienda, para saber qué tan segura o vulnerable es la zona. Actualmente hay cerca de seis mil casas en zonas de riesgo.

Programa Integral de Desarrollo Urbano Sustentable.

La planeación del desarrollo y el ordenamiento urbano territorial con criterios de sustentabilidad, ha sido un reto formidable para  todos los gobiernos y grandes capitales del país, por la fuerte presión de servicios derivada del crecimiento poblacional. La ciudad capital lo hace hoy con visión de largo plazo, para garantizar la provisión de servicios básicos y eficientes a la población.

Inventario forestal de parques

Se han inventariado 14 de los principales parques de la ciudad, donde se concentran once mil árboles.

Meritocracia. Falta mucho por hacer, pero en este periodo Carlos Morales Vázquez, Presidente Municipal de Tuxtla Gutiérrez del partido Morena, alejado de la visión dogmática y polarizante de sus correligionarios,  ha sabido imponer un sello ecologista a su administración.  Debe reconocerse el acierto de Rutilio Escandón, al dejarlo trabajar su propio proyecto, sin imposiciones ni injerencias indeseables. Con recursos financieros escasos, Carlos seleccionó a colaboradores con base en sus méritos, sabedor de que la  amistad, ‘per se’, es incompatible con las frías exigencias de eficiencia que reclama la ciudadanía. Los que fallaron se fueron. Ni cuates ni cuotas en la conformación de su equipo, tampoco han importado las filiaciones partidistas. Honestidad, experiencia y eficiencia caracterizan a este singular político.

  1. S. “No podemos manejar a un país que está decreciendo al 9% como si estuviéramos creciendo al 9%…y la palanca para consolidar la recuperación económica es la inversión privada, para ello se requiere certidumbre…” Alfonso Romo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *