Un pito : La Feria

Sr. López

Conforme a la prédica actual, el error de don Miguel Hidalgo, lo que explica por qué le salió mal su asunto, es que no hizo una consulta popular antes de precipitarse a dar el grito de independencia en Dolores, Hidalgo (por eso ha de ser que le cortaron la cabeza un año después, para colgarla como adorno de “halloween” colonial, en una esquina de la alhóndiga de Granaditas). Otro que no sometió sus decisiones al resultado de las urnas fue Simón Bolívar que por andar independizando países por sus puras pistolas (Venezuela, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Bolivia, poquita cosa), lo acabaron echando y murió huyendo, enfermito y pobretón.
En esa lógica, no se entiende que los franceses se hayan atrevido a tomar La Bastilla, sin hacer antes un plebiscito; que Lenin le quitara a Nicolás la chamba de Zar, sin tomarse la molestia de hacer siquiera una votación a mano alzada (cien de sus rojos hubieran cubierto el requisito)… ni que Iturbide y sus amiguitos hayan decidido independizarnos de España, en sabrosa plática en el templo de la Profesa, sin siquiera pedir parecer al pueblo que iban a ‘liberar’.
Otros sí sabían que el poder viene del pueblo y no movieron un dedo sin escuchar su voz, expresada en plebiscito o proceso electoral, garantía infalible de respeto a la ética y bienestar general. Uno, Adolfo Hitler, que fue Canciller de Alemania por las urnas, sí señor; o Mussolini, que fue “Duce”, no voto por voto, ni casilla por casilla, pero con el apoyo exultante del pueblo (y por la estupidez del rey Víctor, que le abrió la puerta). Para que no anden con dudas de que “vox populi vox Dei”.
Por si le parece que esos ejemplos de demócratas pasteurizados como Hitler, son ya viejos, se le recuerda de otras alimañas que también se hicieron con el poder, sometiéndose primero a la voluntad del pueblo en procesos electorales, como Bordaberry en Uruguay; Bánzer en Bolivia; Perón en Argentina; Fujimori en Perú; Chávez y Maduro en Venezuela; y el fétido Ortega en Nicaragua.
Y para que vea que no es ojeriza con América Latina, ahí está en Europa un perpetuo triunfador electoral: Vladimir Putin, tan simpático él, que no suelta el poder hace 23 años; y en Asia, Xi Jingping, hace 10 años elegido por sus 1,400 millones de habitantes representados muy legítimamente en su Asamblea Popular Nacional compuesta por 2,980 integrantes elegidos por el pueblo (¡pero-por-supuesto!), en la que don Xi tiene a 2096 en la buchaca. Aunque debe advertirse que es muy malo para la salud oponerse a estos dos jefes de Estado elegidos en riguroso apego a sus leyes y la voluntad popular, claro. Aparte están Marruecos, Corea del Norte, Cuba y Vietnam del Norte, oficialmente gobernados por los que el pueblo decide (y hay otros, pero falta espacio).
Si ya empieza a pensar que en nuestra querida patria esas cosas no pasan, bueno, antes de que se le suba a la cabeza, recuerde que en el siglo XIX, tres señores nos gobernaron 78 años: Santa Anna de 1833 a 1855 (y los representantes del pueblo le iban a rogar que regresara cuando abandonaba el poder); Benito Juárez de 1857 a 1872 (que por su manía de reelegirse provocó la división de los liberales y que lo abandonaran los de a de veras como Jesús González Ortega, y que su juarista amor desmedido por el poder causó guerras y no pocas matazones, cosa de la que parece no se ha enterado nuestro actual Presidente: Juárez no soltaba La Silla… o a lo mejor sí lo sabe y eso es lo que… no, no, ni pensarlo); y Porfirio Díaz que de 1876 a 1911 se hartó de coleccionar triunfos en las urnas… y no olvide por favor, que don Porfirio no se trepó ni una sola vez por sus calzones, él sabía cómo funciona la democracia contante y sonante.
Luego en nuestro siglo XX, unos se treparon a balazos pero de 1924 a 1994, 70 años, todos, todos fueron elegidos por el muy buen pueblo, en comicios tan bien hechos que, por ejemplo, Lázaro Cárdenas (otro santón de nuestro actual Presidente), ganó la presidencia de la república con el nada sospechoso 98.20% de los votos y todas las curules de diputados (entonces 173) y todas las de senadores (58) para heredarle al país el PRI como lo conocimos, imperial, absoluto, invencible, aunque tuvo el buen tino de sacar al ejército del partido (algo les sabía, era General).
Y no se trata de que se ponga usted dramático, que el “fraude patriótico” justificaba las travesuras electorales como cuando Manuel Bartlett jugó brisca con las actas de casilla y las boletas electorales para que asumiera la presidencia Salinas de Gortari, porque sin el voto, aunque sea de mentiritas, no se vale… y ahora resulta que el Bartlett es muy amiguito de López Obrador y el innombrable, tan campante, mirando a su gran cómplice al servicio de la Cuarta Transformación. ¡Cosas de la voluntad popular!
Todo esto a cuento de la cantaleta presidencial de que lo que decida el pueblo en elecciones, es infalible. Por supuesto, también por su manifiesta intención de birlarnos al Instituto Nacional Electoral (INE), quitando de golpe a todos los consejeros y magistrados del Tribunal Federal Electoral, eliminando todos los órganos electorales estatales, para que el pueblo elija otros consejeros federales, en las urnas, legalito, como fue su consulta para cancelar el aeropuerto de Texcoco. Lástima que no lo va a lograr, no tiene los votos en el Congreso.
Igual, a la vista está su intención de hacer un órgano electoral a su gusto y tal vez seguir las huellas de Plutarco Elías Calles que entregó el poder sin entregarlo, mangoneando a los siguientes tres presidentes (Portes Gil, Ortiz Rubio y Abelardo Rodríguez), aparte de arreglar el triunfo de Cárdenas. Pero no se le va a conceder, para empezar porque en 2024 tendrá 70 añitos y para seguirle, porque no es matón.
Pero él confía en el arrastre de su palabra… por eso su desesperación de que vaya una inmensa mayoría a las urnas a eso de la consulta de revocación, porque si no, quedará a la vista que ya solo se oye él y al pueblo… al pueblo le importa un pito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *