Va el SAT contra médicos, hospitales y seguros

México.-Tras los buenos resultados obtenidos en 2015 en materia de fiscalización, el próximo año el Servicio de Administración Tributaria (SAT) pondrá especial atención en el sector de los médicos, hospitales y la industria de seguros, sobre todo en los agentes y promotores que no declaran los ingresos obtenidos.
Además abrirá una escuela canina especializada en donde capacitarán de manera continua a los perros que les ayudan a detectar droga, dinero y sustancias ilegales que se introducen al país a través de las aduanas.
El jefe del SAT, Aristóteles Núñez, admite que el crimen organizado es muy creativo, y por esa razón, la unidad canina de las aduanas seguirá siendo una pieza clave, además del uso intensivo de la tecnología.
En entrevista con EL UNIVERSAL, habla sobre los planes de trabajo para 2016 y las estrategias a seguir para cumplir con las metas planteadas, luego de que 2015 cerrará como uno de los mejores para la recaudación de impuestos, producto de la reforma fiscal y la tarea fiscalizadora, así como por la reducción en el índice de percepción de corrupción en el SAT.
En 2016 la fiscalización estará más centrada en los médicos y los hospitales porque la mayoría no expide el recibo de honorarios correspondiente o la factura, y por lo tanto no se paga impuestos por esos ingresos.
Sin embargo, el sector que está llamando la atención del brazo fiscal de la secretaría de Hacienda es el de los promotores o agentes de seguros.
“La política de remuneración a los promotores, no a las compañías de seguros, son de muy alto ingreso; les pagan muy bien y hay muy poca recaudación”, según detectó el SAT.
Si bien la penetración de los seguros en México es mínima, con apenas 7% de cobertura de la población, las comisiones de los vendedores son importantes aunque variables, pero el primer año Aristóteles Núñez destaca que les dan casi 100% de la prima y después disminuye.
“La presunción es que no pueden sub-declarar ingresos porque desde que la aseguradora se los paga ya hay un control, pero lo que sí puedes es estar inflando los gastos como antes y ahora con facturas apócrifas, aun siendo electrónicas”, explica.
Bajo la esfera del SAT se encuentra la responsabilidad de la Administración General de Aduanas, encargada de la revisión de las mercancías que entran y salen del país.
La modernización de estos aforos se intensificará en 2016 con la automatización para avanzar hacia aduanas sin papeles, pero de lo que no dejarán de prescindir será de los llamados “binomios” o del hombre/canino, es decir de la revisión que hace un oficial de comercio exterior con la ayuda de un perro que detecta con mucha precisión el tráfico de sustancias ilícitas, así como armas y dinero en efectivo.
“Hemos encontrado mucha droga en harina de pescado porque con ello se pretende confundir el olfato del perro que te ayuda a detectar droga, por lo fuerte que es el olor de la harina de pescado; pero aun así, con los perros lo encuentran”, comenta.
La forma de operar de la delincuencia es que “mandan un embarque como señuelo sin nada, el cual pasa bien; mandan el segundo con una cantidad pequeña, y si pasó, ahora sí mandan un embarque de verdad con droga”.
Por eso, en 2016 van a invertir en una escuela especial de capacitación para los más de 200 caninos que tienen. “Tenemos lugares para el adiestramiento, pero vamos a crear una escuela especial el próximo año”.
Núñez señala que el perro está adiestrado para encontrar droga, dinero y la sustancia que sea. Pero es necesario enseñarle nuevos métodos de detección porque cada vez hay más creatividad en la forma de operar de la delincuencia. Menciona el caso de un cargamento de pulpa de zarzamora que se encontró en la aduana de Manzanillo que venía de Centroamérica, en el que estaba mezclada la droga.
Sobre delitos de menor escala como es el contrabando común, el jefe del SAT dice que de México hacia al mundo, en el sureste salen maderas preciosas para su tráfico ilegal, así como especies en vías de extinción.
Sobre el índice de corrupción en el SAT, refiere que hay un estudio del Inegi en el que los trámites fiscales o el pago de impuestos es de alrededor de 3% en la percepción contra la infracción de tránsito, que es de 70%.
“Alrededor de 70% de los encuestados dice que en una infracción de tránsito hay corrupción y solamente 3% ve que hay corrupción en el pago de impuestos o en los trámites tributarios”, subrayó.

por EL UNIVERSAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *