Ya es delito grave robo de gasolina

México, D.F.- Con un listado de penas que van de cinco a 60 años prisión, el pleno del Senado aprobó la Ley para Prevenir y Sancionar los Delitos cometidos en Materia de Hidrocarburos, a fin de combatir con fuerza el robo de combustibles, petroquímicos e, incluso, de crudo que lleva a cabo la delincuencia organizada en la industria petrolera.

La ley también castiga la venta de litros incompletos de gasolina y diésel, así como de volúmenes de gas licuado de petróleo inferiores a los que se facturan al consumidor.

El concesionario y sus operadores que incurran en estas prácticas delictivas pueden hacerse acreedores a cárcel, multa y pérdida de la concesión, en proporción al volumen del combustible no despachado.

Así, por extraer sin autorización —en cantidades menores a 300 litros hasta más de 30 mil— hidrocarburos, petrolíferos, petroquímicos, de ductos, vehículos, equipos o instalaciones de asignatarios, contratistas o permisionarios, se impone cárcel de cinco hasta 30 años. Además, multa de 40 mil a 50 mil días de salario mínimo.

El Senado aprobó que sea delito grave la “ordeña” de ductos, el robo de crudo en campos de producción, así como en puertos de embarque, área de las que se reconoce control del crimen organizado.

Empleados de Pemex y población de las localidades acceden bajo amenaza de muerte a los propósitos de los delincuentes, denunció el senador Omar Fayad (PRI), al presentar del dictamen al pleno.

También se impone de cinco a 10 años de prisión y multa de cinco mil a 15 mil días de salario mínimo a quien venda al consumidor litros incompletos de gasolina y diésel, y cometa fraude al despachar gas LP.

La ley, que ataca un problema creciente desde el año 2000, fue aprobada por 80 votos en favor del PRI, PAN, PRD, PVEM, Panal, y siete en contra del PT, incluido un perredista.

El presidente en turno de la Mesa Directiva, José Rosas Aispuro (PAN), turnó la minuta a la Cámara de Diputados para su revisión.

Fayad Meneses, autor de la iniciativa, explicó que se tipifica el delito de terrorismo en instalaciones petroleras que será sancionado con 40 y hasta 60 años de prisión y multa de 65 mil y hasta 75 mil días de salario mínimo.

Para el caso de sabotaje en equipos, instalaciones o bienes muebles o inmuebles de la industria de los hidrocarburos, la sanción va de 30 a 40 años de prisión, y multas de 50 mil y hasta 65 mil días de salario mínimo.

El legislador priísta explicó al pleno que en ningún caso se podrá considerar sabotaje, “el ejercicio del derecho a la manifestación y expresión de opiniones e ideas o la libertad de reunión”, lo cual fue una aportación a la ley por parte del PRD que sumó sus votos a la gran mayoría del tema.

Del despacho de litros incompletos de gasolina y diésel en gasolineras, el priístaFayad detalló que la sanción aplica a partir de 1.5% y más de faltante en el despacho del combustible, y de 3%, en la venta de gas LP, lo cual “puede parecer muy pequeño, (pero) se sabe que ante lo continuo del delito, éste alcanza cifras considerables”.

Por ello, subrayó, la ley castigará con cinco y hasta diez años de cárcel, y multa de cinco mil y hasta 15 mil días de salario mínimo.

Dijo que se trata de una ley “estrictamente penal”, que modifica el Código Federal de Procedimientos Penales, el Código Penal Federal y la Ley Federal contra Delincuencia Organizada, que fueron objeto de ajustes.

El coordinador del Partido del Trabajo (PT), Manuel Bartlett Díaz, dijo que es una ley para el paquete de la reforma energética, que crea un estatuto penal a satisfacción de las petroleras que van a invertir en México, pues asegura medidas de acción contra sabotajes y terrorismo.

Marco Antonio Blásquez Salinas (PT), dijo que la nueva ley no se dirige a combatir el problema del “robo vulgar” de combustibles que comete personal de Pemex. Se trata, dijo el legislador, de una legislación que pretende garantizar los intereses de las grandes petroleras que vendrán a controlar el mercado en los próximos años.

Dijo al argumentar su voto en contra que quienes “ordeñan” los ductos de Pemex son “ladrones que cobran del erario y son desleales a la institución para la que trabajan.

Maki Ortiz (PAN), en defensa del dictamen, dijo que en la frontera norte el mercado ilegal de combustibles está bajo control del crimen organizado, en un esquema de terror que obliga a participar a empleados del sector. Además es común que los litros sean de 800 mililitros, y esta ley favorecerá el combate a prácticas ilegales, dijo.

Dolores Padierna Luna (PRD) argumentó el voto a favor de la ley (Rabindranath Salazar, afiliado a Morena pero integrante de la bancada fue el único en contra), dijo que se eliminó del proyecto la disposición que criminalizaba la defensa de las comunidades en zonas petroleras.

 * Las sanciones

– Por ser propietario de un expendio clandestino de hidrocarburos, de ocho a 16 años de prisión y multa de 15 mil a 25 mil días de salario mínimo

– Por alterar sistemas de medición en beneficio propio o de un tercero, de 10 a 18 años de prisión y multa de 17 mil a 27 mil días de salario mínimo

– Por provocar daño a los recursos naturales, de 25 a 35 años de prisión y multa de 55 mil a 60 mil días de salario mínimo

– Por realizar actos de sabotaje en la industria de los hidrocarburos, de 30 a 40 años de prisión y multa de 50 mil a 65 mil días de salario

– Por amenazar al personal de la industria para cualquier delito de la ley, de 40 a 50 años de prisión y multa de 65 mil a 70 mil días de salario mínimo

– Por actos de terrorismo, de 40 a 60 años de prisión y multa de 65 mil a 75 mil días de salario mínimo

Vía EL UNIVERSAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *