Zapata fue un héroe que traspasó las fronteras: Historiador

GMx

El historiador Salvador Rueda Smithers, ofreció la conferencia magistral titulada “Lo que buscaban los zapatistas”. Narró paso a paso el perfil ideológico-político de Emiliano Zapata, y la forma como trascendió fronteras con su lucha contra el latifundio. Lo hizo a través de 350 fotografías y pinturas como un homenaje a 100 años de la muerte de El Caudillo del Sur.

El coloquio fue realizado por la Unidad de Eventos de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), en el patio central de la antigua sede del Senado de la República.

El doctor Rueda Smithers recordó que Zapata se distinguió en su vida como amante de la charrería, de los caballos, los toros y la jugada de gallos. Todos recordamos al hombre de armas, con sombrero, singular bigote, zarape, gazné y botas, expuso ante los presentes.

También era conocida su cercanía con Francisco I. Madero, mientras que los conservadores de la Ciudad de México lo veían como un peligro para la estabilidad y la democracia del país, por su lucha contra los hacendados del estado de Morelos.

De ahí hasta cómo se caricaturizaba su figura siempre comparándola con la muerte; calaveras con su efigie comiendo carne humana, con el fin de denostarlo y crearle una mala imagen para proyectar a la sociedad que no era una persona confiable, comentó.

El dirigente del Ejército Libertador del Sur llegó hasta la firma del Plan de Ayala, donde plasmó su ideal de “Tierra y Libertad”, a través de su lema de reforma, libertad, justicia y ley, se pudo leer en los Sentimientos a la Nación.

En el zapatismo hubo cabida para todos los sectores, desde los grupos protestantes hasta los católicos tradicionales que llegaron a coincidir con sus ideales. Fue el único revolucionario que hacía referencia a Dios en sus textos y profesaba la religión entre sus filas, donde tuvo a mujeres con cargo militar, con el fin de borrar los estereotipos de la época, aseguró Rueda Smithers.

De su encuentro con Francisco Villa, en 1914, en Palacio Nacional, recordó que el Centauro del Norte le ofreció a Emiliano Zapata sentarse en la Silla Presidencial para tomarle la fotografía del recuerdo, y que El Caudillo del Sur le respondió: “No mi General, es la silla encantada, porque aquí se sienta un hombre bueno y se levanta un hombre malo…”

Rueda Smith aseguró que Zapata fue uno de los héroes más fotografiados y dibujados de la historia. De ello dieron cuenta dos grandes pintores mexicanos: David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera, y para esta narración histórica sólo escogió 350 fotografías y caricaturas, entre miles de imágenes que aún existen de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *