Advierten de caída de las remesas de México hasta un 17% este año: BBVA Bancomer

JUAN JOSÉ LI NG/CARLOS SERRANO

GMx

Debido a la incertidumbre en torno a su duración, es difícil poder estimar los impactos de la crisis por Covid-19 en el flujo de remesas a México. En este artículo se hace una estimación a partir de los efectos que tuvo la pasada recesión financiera global de 2008/2009 en los flujos de remesas.

Escenario 1: Se estima que las remesas a México podrían contraerse más de 21% entre 2020 y 2021, y recuperarse hasta dentro de 10 años, en 2028. Las remesas podrían tener una contracción de 17% en 2020, con lo que se ubicarían en un monto cercano a los 29 mil 900 md.

Escenario 2: Si se consideran diversos factores como: 1) el sector de la construcción en EE. UU. podría tener menores afectaciones que el sector servicios, 2) la menor proporción de migrantes mexicanos no documentados en ese país, y 3) el mayor dinamismo de las remesas observado en años recientes, se estima que las remesas podrían superar para 2024 el monto récord de remesas de 2019.

Escenario 3: Aunado a los factores considerados en el escenario 2, aunque los efectos de la crisis por Covid-19 sean más agudos, si la recuperación económica es mucho más acelerada, las remesas podrían recuperar su máximo histórico para finales de 2023.

Michoacán, Oaxaca y Zacatecas serían las entidades más afectadas por una disminución de las remesas, pues estas equivalen a 10% o más de su PIB estatal.

La pandemia mundial por Covid-19 va tener impactos económicos globales que podrían superar los observados durante la pasada recesión financiera de 2008/2009. Al 31 de marzo, Estados Unidos fue el país con más casos confirmados de Covid-19 en el mundo, con casi 180 mil personas, y tenía registrado cerca de 3,700 muertes por esta enfermedad (The New York Times, 2020). Esta crisis va generar impactos importantes en la economía de ese país, sin que quede claro cuándo iniciaría su recuperación (BBVA Research, 2020).

En varios estados de la Unión Americana se ha ordenado a la población permanecer en casa y no asistir a lugares concurridos, suspendiendo las actividades económicas y trabajos no esenciales. Muchas escuelas, cines, teatros, restaurantes, tiendas minoristas y eventos deportivos y culturales se mantienen cerrados o suspendidos por tiempo indefinido (Ortiz, 2020). El número de desempleados va a aumentar en forma muy significativa y podremos ver que la tasa de desempleo en ese país llegará a niveles similares a los observados durante la recesión financiera de 2008/2009.

Sin duda, la población mexicana que reside en Estados Unidos se va a ver afectada, y también el envío de remesas que hacen a sus familiares y conocidos en México. A continuación, se analiza cuál podría ser el efecto de la actual crisis por Covid-19 en el flujo de remesas a México.

LAS REMESAS PODRÍAN CONTRAERSE MÁS DE 21% Y RECUPERARSE HASTA DENTRO DE 10 AÑOS

Actualmente, hay mucha incertidumbre sobre el comportamiento y los efectos de la crisis por Covid-19, en particular respecto a su duración, en la actividad económica y el empleo de Estados Unidos, y de los impactos en los mexicanos que residen en ese país y del flujo de remesas a México. El escenario actual perfila a que se tendrán efectos económicos mayores que los observados en la pasada recesión financiera mundial de 2008/2009. Así, se presenta un escenario en donde las remesas presenten afectaciones similares o superiores a los de esta última recesión.

Debido a la recesión financiera de 2008/2009 en Estados Unidos, el flujo de remesas a México registró 9 trimestres consecutivos con caídas en términos anuales, desde el primer trimestre de 2008 al primer trimestre de 2010. Durante este periodo, el flujo acumulado a 12 meses de las remesas presentó una contracción de 20.8%, al pasar de 26,059 millones de dólares (md) en diciembre de 2007 a 20,640 md en marzo de 2010, cuando empezó a recuperarse el flujo de estos recursos a México. Fue hasta 2016, diez años después de iniciada la caída, que las remesas a México lograron superar el monto récord que se tenía en 2007.

En 2019 el flujo de remesas a México fue de 36,046 md. Considerando el escenario en el que el impacto económico en Estados Unidos de la crisis por Covid-19 fuera superior a los efectos de la recesión financiera de 2008/2009, es posible que:

  • Las remesas a México podrían registrar una caída acumulada de más de 21% en 2020 y 2021.
  • Las remesas podrían tener una contracción de 17% en 2020, con lo que se ubicarían en un monto cercano a los 29,900 md.
  • El flujo de remesas le podría tomar más de 10 años alcanzar el monto observado en 2019, es decir, probablemente hasta 2028 se recupere un flujo anual superior a los 36,000 md.

¿LLEVARÁ 10 AÑOS PARA QUE LAS REMESAS SUPEREN EL FLUJO DE 2019? POSIBLEMENTE EN MENOS AÑOS

Con la información actual es difícil hacer un análisis preciso para conocer cuánto tiempo les tomarían a las remesas poder recuperar un flujo cercano al recibido en 2019, es decir, un monto de 36,000 millones de dólares. Hay múltiples factores que podrían acelerar la recuperación de las remesas en menos años:

El sector de la construcción en EE. UU. podría tener relativamente menor afectación que otras actividades económicas como los servicios. La recesión financiera de 2008/2009 se originó por una crisis de los bonos subprime, que afectó directamente al sector inmobiliario y de la construcción en Estados Unidos. En el año previo, una cuarta parte de la población migrante mexicana que laboraba en ese país, tanto documentada como sin documentos, se encontraba en ese sector, que fue de los más afectados. Muchos migrantes mexicanos se quedaron sin empleo, otros tuvieron que aceptar empleos de medio tiempo y/o con baja remuneración, y quienes no pudieron resistir económicamente retornaron a México.

Aunque se estima que la crisis por Covid-19 podría ser más aguda, no queda claro cuál sería la afectación por sector económico, específicamente en el sector de la construcción, en donde 19.8% de los migrantes mexicanos declaró que laboraba en 2019. Es posible que el sector servicios sea el más afectado por la actual crisis por Covid-19, en una proporción mayor que otros sectores como el de la construcción o el agrícola.

La proporción de migrantes mexicanos no documentados ha ido disminuyendo en la última década. En 2008, se estima que había 6.3 millones de mexicanos no documentados en Estados Unidos, lo que representaba más del 50% de la población migrante mexicana. Con la información más reciente, se calcula que en 2017 habían 4.9 millones de mexicanos no documentados, que equivale a cerca del 41% del total, con lo que el restante 59% son migrantes con ciudadanía, residencia o algún otro tipo de documentación en Estados Unidos. Esta condición hace que una mayor proporción de mexicanos en ese país tengan empleos de mayor calidad y con mayor remuneración.

En los últimos años las remesas a México se han vuelto más dinámicas. En los últimos tres años, de 2017 a 2019, el flujo de remesas a México ha crecido a una tasa promedio de cerca de 10%. Si la actividad económica y el nivel de empleo en Estados Unidos logran que entre 2022 y 2024 se tenga un dinamismo similar al observado en el periodo 2017-2019, es posible que las remesas remonten su máximo histórico para el año 2024, es decir, en solo 5 años.

La crisis por Covid-19 puede ser más aguda, pero de más rápida recuperación. Es posible que los impactos económicos de la crisis por Covid-19 en el corto plazo sean más agudos que la recesión financiera de 2008/2009, pero que la recuperación sea mucho más rápida. En este sentido, si ocurre de esta manera, las remesas podrían alcanzar nuevamente su máximo histórico en un plazo de alrededor de cuatro años, es decir, en 2023.imagen.png

¿CUÁLES SERÍAN LAS ENTIDADES FEDERATIVAS MÁS AFECTADAS?

En cuanto al monto total recibido, las entidades federativas que más reciben remesas son: Michoacán (3,584 millones de dólares en 2019), Jalisco (3,499 md) y Guanajuato (3,286 md). Luego le siguen en orden de importancia el Estado de México, Oaxaca, Puebla, Guerrero y Ciudad de México. Estas ocho entidades federativas serían las que tendrían las mayores disminuciones en el monto de estos recursos.

Sin embargo, los estados que más se verían afectados por una disminución en el flujo de remesas, serían aquellos en los que las remesas representan una mayor proporción de su Producto Interno Bruto (PIB). De acuerdo con el Anuario de Migración y Remesas México, los tres estados con la mayor dependencia de las remesas en 2018 fueron Michoacán, Oaxaca y Zacatecas. En cada uno de estos estados las remesas representaron más del 10% de su PIB. En una segunda instancia, se encuentran cinco entidades en donde las remesas se ubican entre el 5% y 10% de su PIB, siendo estos: Guerrero (9.9%), Nayarit (6.5%), Durango (6.0%), Guanajuato (6.0%) y Morelos (5.0%).

Estas 8 entidades listadas podrían ser las más afectadas ante una disminución en las remesas por la actual crisis en Estados Unidos por Covid-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *