Carlos Fuentes

JOSÉ ANTONIO MOLINA FARRO

Los años enseñan muchas cosas que los días nunca sabrán.

Ralph Waldo Emerson

Este maestro de la literatura en todos los géneros, nació en Panamá el 11 de noviembre de 1928, hijo de padres mexicanos. Resumo una mínima parte de su prolífico pensamiento, en entrevista con Constantin von Barloewen y Gala Naumova, allá por 2006, “Conversaciones con los grandes intelectuales de nuestro tiempo”.  “Por espacio de cinco siglos, Occidente ha avanzado hacia el sur y hacia el este y ha impuesto sus valores sin pedir permiso a nadie. Ahora regresan los pueblos desde el sur y desde el este, y ellos tampoco piden permiso”. Ni duda, este siglo está definido por una era de grandes migraciones, “un siglo de mestizaje, o no será…Los emigrantes y la visión multiétnica del mundo tropezarán, por supuesto, con una fuerte resistencia”.

Habla del desequilibrio en las riquezas del mundo. “La Unesco ha calculado que con un total de once mil millones de dólares se podrían financiar las necesidades fundamentales del Tercer Mundo en el ámbito educativo. Once mil millones de dólares es lo que Estados Unidos gasta cada año en productos de belleza. Trece mil millones de dólares podrían satisfacer las necesidades fundamentales del Tercer Mundo en el ámbito sanitario. Esto corresponde más o menos  la suma que gasta Europa cada año en helados”. Teme que los progresos tecnológicos de la humanidad se desarrollen tan rápidamente y se alejen tanto de nosotros que ya no seamos capaces de agarrarnos a ellos. “Alfonso Reyes ha dicho muchas veces que América Latina siempre llega demasiado tarde al banquete de la civilización.

Esta vez podría devenir una realidad tangible; no somos capaces de encontrar el acceso a los progresos tecnológicos…sólo lo lograremos en la medida en que hayamos resuelto los problemas fundamentales de nuestros países, los de la pobreza y el subdesarrollo”.

El problema de América Latina es que con frecuencia se ha visto forzada a desarrollar modelos de evolución incompatibles con la realidad y herencia culturales. “En América Latina, doscientos millones de personas tienen unos ingresos que no superan los 90 dólares mensuales. Es ahí donde está la tragedia. Personas que no tienen techo, asistencia sanitaria, escuelas. Es ahí donde se haya nuestro atraso…” y sí, sabemos que América Latina es todavía la región más desigual del planeta.

Coincide con Octavio Paz, “todos los esfuerzos de América Latina tienden más hacia la contemplación que hacia la acción, “No es desde luego una sociedad muy fáustica. Es quizá más bien mefistofélica, pues preferimos jugar con el diablo”… “Para América Latina y para España, el gran filósofo romano es Séneca, el pensador estoico para el cual el hombre no sólo es la medida de todas las cosas; el filósofo explica, además, que la vida mental es donde el hombre encuentra refugio ante las catástrofes, ante la desgracia que el mundo puede causar, ante el mundo hostil”.

Para Fuentes la tragedia no es una desgracia. “Piense en el mito de Prometeo. El dilema trágico es el siguiente: ¿habría sido más libre Prometeo si no se hubiera preocupado de la liberación de la humanidad y, en lugar de ello, se hubiera limitado a aceptar su destino? ¿O es libre aunque esté encadenado, porque ha dado la libertad a otros? El sentido de la tragedia griega es que las dos partes siempre tienen razón hasta cierto punto. Antígona tiene razón porque defiende los valores de la familia, pero Ceronte también tiene razón porque defiende los valores del Estado y la sociedad… Las dos partes tienen razón y esto es lo que provoca el conflicto trágico”. Habla del Ateneo de la Juventud, movimiento de resistencia contra Comte y el positivismo, del que la dictadura de Porfirio Díaz había hecho su filosofía oficial. Decían. “Es verdad, somos una dictadura, pero actuamos en nombre del progreso”. Contra esto se rebeló el Ateneo, fundado por Alfonso Reyes… “Nuestro actual desafío es la alteridad: cómo tratar a alguien que no es como tú. La manera pues, en que se debe velar por el otro, el que pertenece a otra raza o a otra religión, cómo se le puede tolerar o incluso identificarse con él… Nos hallamos en un proceso de redefinición de las personalidades.

Tenemos que esperar y descubrir pacientemente lo que hace que un hombre dependa de las coacciones del tiempo, de la sociedad o de sí mismo. En todas las artes pero también en la vida cotidiana, descubrimos constantemente concordancias, vínculos, comienzos, episodios finales, recuerdos olvidados, nostalgias hasta entonces inconscientes. Nos hallamos permanentemente en un proceso de devenir”.

P.S. Alebrijes.  Impunidad indignante. Nadie ve, nadie escucha. Denuncias van, denuncias  vienen. Medios impresos y redes sociales se expresan. Hay oídos sordos. Los vecinos claman, piden, ruegan, exigen. El insoportable ruido los obliga a cambiar de residencia; así también propietarios de comercio cierran ante los desmanes y el estruendo de la música, desde el mediodía hasta altas horas de la noche. La autoridad omisa. ¿Quién es el responsable? ¿Habrá algún aspirante a la presidencia municipal que se preocupe por la salud de los tuxtlecos? ¿Alguno de ellos piensa en el bienestar de la gente, en lugar de repartir despensas y gastar comaladas de recursos en medios de comunicación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *