Desprecian a “Alito” en Michoacán: La Columna

JOSÉ CRUZ DELGADO

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) atraviesa por una de las peores crisis desde que Alejandro Moreno Cárdenas y su pandilla asumieron la presidencia.

De inmediato, Moreno Cárdenas modificó los estatutos a modo con la complicidad de los consejeros y se le dieron facultades plenipotenciarias para que él eligiera a los candidatos a cargos de elección popular de manera dictatorial. Se convirtió de la noche a la mañana en un dictador de su propio partido y en verdugo de la militancia en complicidad con la señora Carolina, la secretaria general.

Entregó al PRI al PAN y PRD, pero lo más grave es que se convirtió en el títere de Andrés Manuel López Obrador, algo que era un secreto a voces y que millones de priistas se negaban a creer, porque creyeron en sus falsas promesa de regresarle a la militancia el partido y de democratizarlo.

Actuó como lobo con piel de oveja y cometió las peores de las traiciones contra los verdaderos priistas mexicanos.

A Michoacán, prácticamente lo entregó a Morena, miles de militantes y simpatizantes han desertado, son pocos los que aún creen que se puede rescatar, pues para ello se requiere la destitución de los pandilleros políticos, tanto en el CEN como en los estados, en donde cuyos líderes le dieron la espalda a la militancia, ello puede lograrse, sí, a través de la destitución de Alejandro Moreno Cárdenas, y en Michoacán, expulsando a Jesús Hernández Peña, por ello, ya se gesta un gran movimiento contra estos personajes, aunque, en lo personal, creo que a la militancia le faltan pantalones, pero los que se atrevan a hacerlo pasarán a la historia como los grandes salvadores del tricolor.

La rebelión interna vendrá tarde que temprano, es cuestión de que la militancia se decida.

¿Tendrá la militancia agraviada los pantalones para rebelarse contra los sátrapas Moreno Cárdenas y Jesús Hernández Peña?

¿Tendrán los priistas el coraje necesario del país para rebelarse? ¿Serán capaces de rescatar la dignidad priista?

Vino a Morelia a levantarle la mano a Carlos Herrera Tello como candidato al gobierno de Michoacán y su visita fue menospreciada por los priistas inconformes que le reclaman haber entregado a Morena la gubernatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *