En la lucha contra la violencia a las mujeres no hay que bajar la guardia

GMx

En un encuentro con mujeres, la magistrada de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Mónica Soto Fregoso, afirmó que la erradicación de la violencia contra las mujeres es una lucha que no será silenciosa y pidió no bajar la guardia.

“Esto sigue siendo hoy por hoy una lucha, y hay que estar con el brazo firme y arriba”, expresó durante la reunión para analizar la vigencia y resultados de la Convención Belém Do Pará.

“Hoy nos siguen matando, hoy las mujeres por ser mujeres siguen siendo asesinadas. No es que haya crecido la mortalidad de las mujeres, lo que ha crecido son los asesinatos de mujeres, las violaciones, las vejaciones, por ser mujeres” enfatizó en el tercer Congreso Internacional “Mejores prácticas para erradicar la violencia de género en contra de las mujeres” en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, donde se analizaron avances de la Convención Belém Do Pará, y en el que se guardó un minuto de silencio en memoria de Abril Pérez Sagaón, asesinada el lunes pasado.

En la mesa moderada por Margarita Guillé, coordinadora de la Red Interamericana de Refugios, también participaron María Eugenia Romero, de Equidad de Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia A. C.; Edith Olivares Farreto, jefa de Derechos Humanos de Amnistía Internacional México; Leticia Cano, coordinadora de Temas de Género de la Rectoría de la UNAM; Martha Patricia Patiño Fierro, del Instituto Belisario Domínguez del Senado y Lizbeth Brizuela, directora para México de Disability Rights International.

Al referirse a la Convención Belém Do Pará, la cual cumple 25 años, la magistrada Mónica Soto Fregoso indicó que hay avances, pero también ha habido retrocesos en materia de derechos humanos; aseguró que la convención es letra viva.

“Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía”, parafraseó al final de su participación, cántico de mujeres chilenas contra la violencia hacia las mujeres, que ya se volvió un símbolo de esta lucha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *