En temporada de calor intenso, cuidado con los “ojos rojos”

GMx

En la temporada de calor y aunado a la mala calidad del aire, los casos de conjuntivitis se presentan con mayor frecuencia, por lo que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) invita a la población a tomar medidas de prevención para evitar el contagio del también llamado “ojo rojo”, que afecta principalmente a niños.

La jefa de Servicio de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) de Tapachula, Chiapas, Liliana Ovalle López, explicó que esta enfermedad provoca la inflamación de la conjuntiva, membrana transparente del ojo que cubre los párpados y parte blanca de los ojos.

“Esta es una de las infecciones que afectan principalmente a los niños y adultos en la época de calor, sumado a la presencia de partículas suspendidas en el aire, situación que se puede prevenir a través de la higiene con el lavado de manos de manera constante, y evitar tocarse los ojos con las manos sucias”, sostuvo.

En el IMSS, el tratamiento que se ofrece para este padecimiento es oftalmológico a base de gotas y tabletas, necesarios para combatirlo, y en caso de ser necesario o de alguna complicación, se canaliza con el médico especialista.

Esta enfermedad es causada por la caspa que generan las mascotas, el polvo, el contacto con químicos irritantes, el smog y el contacto con ciertos productos químicos, como el cloro de las piscinas, además por infecciones virales o bacterianas que provocan inflamación en los ojos.

Si bien no se ha presentado un incremento de casos extraordinario, en ciertas épocas del año, como la de calor extremo, suelen presentarse un número considerable de contagios por conjuntivitis, por lo cual es necesario extremar cuidados, sobre todo con los niños por ser más susceptibles a este padecimiento, aunque los adultos no están exentos, señaló Ovalle López.

Este problema se puede identificar cuando se presentan síntomas como enrojecimiento o inflamación de la parte blanca del ojo o del interior del párpado, lagrimeo constante, secreción del ojo, picazón, ardor, mayor sensibilidad, sensación de tener arena en los ojos y exceso de lagañas, principalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *