Enfrenta Trump protestas durante sus visitas a Ohio y Texas, tras masacres

GMx

El “Bebe Trump” apareció como parte de las protestas contra el Presidente de Estados Unidos, quien visitó los estados de Ohio y Texas, días después de las balaceras del fin de semana que dejaron un saldo de más de 30 muertos.

Donald Trump, a quien la “rechifla” pareció no importarle, enfrenta acusaciones de que su retórica promueve la violencia, el racismo y la xenofobia.

El presidente aterrizó en la texana El Paso, donde un presunto supremacista blanco asesinó a 22 personas el sábado pasado, horas después de estar en Dayton, Ohio, donde 10 personas, entre ellas el atacante, fueron muertas a balazos al día siguiente.

Acompañado por la primera dama, Melania Trump, el mandatario republicano consoló a sobrevivientes y saludó a personal médico durante visitas a sendos hospitales en ambas ciudades donde permanece internada la mayoría de las víctimas de los tiroteos.

En Dayton, funcionarios opositores como el alcalde Nan Whaley y el senador Sherrod Brown aprovecharon la presencia del jefe de la Casa Blanca para pedirle que impulse y apoye leyes concretas para limitar la venta de armas y ampliar los controles.

“Me encontré con víctimas y familiares, fuerzas de seguridad, miembros del equipo médico y rescatistas; fue una visita calurosa e increíble, gran entusiasmo e, incluso, amor; entonces vi al fallido candidato presidencial (0%) Sherrod Brown y al alcalde Whaley manipulando completamente lo que sucedió adentro del hospital”, se quejó más tarde Trump en su Twitter al viajar hacia Texas.

Horas después, al hacer una parada en un Centro de Operaciones de Emergencia en El Paso, Trump acusó a los funcionarios opositores de “politizar el día”.

Decenas de opositores a Donald Trump mostraron pancartas y sacaron un globo gigante con forma de un bebé, el cual le sigue a diversos lugares del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *