Hecho garras: La Feria

SR. LÓPEZ

Tío Óscar salvó la vida gracias a que su esposa le gritó desde la planta baja que le ayudara a subir las maletas… a ver, le explico: el tío, con excusas que no vienen al caso, no pudo ir con su esposa (tía Cata, Catalina), de vacaciones a Veracruz. A ella y sus cinco críos (cuatro nenas y un varón), los fue a dejar a la estación de autobuses, asegurando que los alcanzaba en cuanto pudiera. Por ahí de la medianoche de ese mismo casi fatídico día, el tío Óscar, agitadamente instalado en el lecho conyugal entre los brazos, partes cóncavas y convexas, de la agraciada y generosa señora que trabajaba ayudando a tía Cata con los quehaceres domésticos, se oyó su voz: -¡Óscar!… ¡baja a ayudarme con las maletas!… se descompuso el camión y nos regresamos… ¡Óscaaar!- que fue cuando el tío prendió un periódico entre sábanas y cobijas, bajó en calzones soltando alaridos y ya luego bajó de la azotea la muchacha y entre ella, el tío, la tía y los cinco hijos apagaron el colchón: -Me quedé dormido fumando –explicaba luego el tío; días después el impresentable primo Pepe probó al tío científicamente (en su propia cama), que un cigarro jamás pone en llamas sábanas, cobijas ni colchón, nomás consume y ahúma. Cobró bien su silencio (y volteó su colchón). Rigurosamente cierto.

Con motivo de La Rifa de la Risa (del avión presidencial), la gente, desesperada, piensa que se trata de algo intencional, dicho para distraer la atención del respetable (todos nosotros, los orgullosos tenochcas del peladaje nacional); todo es mejor antes que aceptar la realidad monda y lironda: lo dijo y dice en serio, es otra de sus ocurrencias marca Acme (fábrica a la que el Coyote compra todo para atrapar al Correcaminos). Es comprensible que la gente suponga que ‘hay algo’: hay verdades asesinas.

Por cierto: con este motivo se usó mucho la palabra ‘distractor’, siendo que esa palabra no forma parte de nuestro idioma, el español (tal vez haya que incorporarla como otros delicioso extranjerismo: ‘jotkeik’, ‘aut’, ‘jotdog’, ‘shampú’ o ‘Beijing’, en lugar de Pekín, como se escribe y pronuncia el nombre de esa ciudad desde el siglo XVI). ‘Distractor’ realmente es una palabra técnica usada en medicina para referirse al instrumento que sirve para la tracción de extremidades o para ensanchar incisiones quirúrgicas y francamente este López no cree que nuestro Presidente haya usado lo de la rifa para ensanchar la rajada que hace a su 4T con sus abundantes declaraciones y promesas como la que consigna en su primera plana de ayer lunes, El Financiero: ‘Promete AMLO dejar Oaxaca pavimentado’ y efectivamente lo declaró el pasado domingo: “(…) yo considero que para el 22, a más tardar el 2023, cumplimos el compromiso de que todos los caminos de Oaxaca queden pavimentados con concreto hidráulico (…)”.

Pues que le apure porque en 2019 pavimentaron 239 km (en lugar de 706 programados) y el total de caminos rurales en ese estado, dice el Banco Mundial, son 14,769.9 km  (documento, elaborado junto con el gobierno del estado de Oaxaca, ‘Plan Estratégico Sectorial Transporte. Subsector caminos’, por ahí de la página 23), de los que según el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022 de esa entidad, están en malas condiciones el 45%, o sea: 6,646.45 km… qué bueno que ya llevan 239 km… ¡a todo dar!  (y que en Oaxaca se vayan preocupando: este año el presupuesto federal para estas cosas, se redujo poquito más del 60%).

Con y sin rifa del avión presidencial, a la gente que se le prometen cosas como eso de Oaxaca, no se le olvida y nada los distrae… a menos que piense usted que todo un estado (Oaxaca), caminando por brechas de lodo, va a pensar que los fifís sabotearon a su Presidente (y espérese a que se deshagan casi solos esos caminos hechos al aventón, que si algo tiene gracia entre las obras civiles es eso: los caminos).

Distraer a la gente o al menos a la opinión publicada necesita algo más contundente. Nadie se volvió a acordar de que los EUA asaron viva a la población de dos ciudades japonesas (Hiroshima y Nagasaki), ni que la General Motors (yanqui por los cuatro costados), fabricaba los camiones del ejército nazi, ni que la muy yanqui Global American, durante toda la II Guerra Mundial, produjo en la Gran Bretaña el tetraetilo de plomo, aditivo que vendía a Alemania y sin el cual la Luftwaffe (la fuerza aérea nazi), no podía volar ni hubiera bombardeado a nadie (Londres, por ejemplo). Pero la maniobra de distracción no fue salir a decir que iban a rifar Berlín, no, sino la ‘charlotada’ del Juicio de Nuremberg y el ahorcamiento de algunos líderes (muy merecido, por cierto), y la publicación ‘ad nauseam’ de las filmaciones de los campos de concentración nazis. Nadie se acuerda y si se acuerda, no se atreve a mencionar estos hechos. La distracción fue del calibre de los pecados.

Pero, igual supongamos que fue eso: nuestro Presidente soltó lo de la rifa del avión para distraernos… ¿cuánto tiempo?… porque si hay algo terco es el paso del tiempo y en su momento será 1 de diciembre de 2020 y tendremos (o no) seguridad pública, como le dijo varias veces a un periodista (Jorge Ramos), en una de sus recientes mañaneras. Y también, tarde o temprano sabremos de qué calaña va la reforma judicial que por el momento no aceptó el Senado… y tantas cosas… porque llegará el nuevo Año Nuevo y tendremos que saber si creció (o no) el producto interno bruto… y cómo van las obras de Dos Bocas, el aeropuertito de Santa Lucia, la intercomunicación Golfo-Pacífico por el Istmo… y tantas, tantas cosas más, tarde o pronto.

Y tan inexorable como el paso del tiempo es el desgaste de las excusas. Un año echando la responsabilidad propia a gobiernos pasados… bueno, pasa, puede ser… pero ¿dos años, tres…? En 2021, sin ninguna duda, nuestro Presidente seguirá manteniendo su muy elevada popularidad, pero él no será candidato a ningún cargo… a ver qué sorpresa nos da ese enfrentamiento electoral sin partidos opositores poderosos y con su propio partido hecho garras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *