La Feria: No estudiaron

SR. LÓPEZ

En el centro de adiestramiento en que fue amaestrado este su texto servidor, aparte de las normas regulares, comunes en cualquier familia tenochca simplex -media clase estándar-, había una escrita en letras de bronce en la pared frente a la cama de cada recluta (“hijos”, les decían en otras casas): “Mínimo obligatorio de calificación, ocho, incluye deportes y conducta”. Debajo de eso (7.9 incluido), llovía azufre, se perdían “sine die” (sin plazo), permisos, ‘domingo’ (un peso), ver tele, oír radio, salidas el fin de semana (el resto -tropa y mandos-, los sábados iba al cine y los domingos, a misa y a comer como náufragos en un restaurante español). Por esa infame razón el del teclado se aficionó desde chiquito a leer… bueno. Pero una vez, una sola, en segundo de Secundaria, reprobó un examen mensual (geografía), con un 5 de taquicardia y abundante sudoración. Entregada que fue la boleta para la firma correspondiente, alegó López en su defensa, mintiendo, por supuesto: -Sí estudié –y la demoledora respuesta paterna fue: -Pues peor… serás tonto –treinta días en la recámara (Salgari al rescate), hasta la siguiente boleta. A la fecha puedo recitar cuáles son los ríos del mundo.

El pasado jueves, este cándido tecladista escribió para la edición del viernes, lo que se “filtró” a la prensa (El Financiero), sobre el “rescate” de Pemex que al día siguiente (viernes), anunciaría el Presidente de la república (esta). Como hizo.

Comentó sobre el triste asunto que el plan es chafa, de menos de la mitad del importe (13,700 millones de dólares), que habían ido a presentar a inversionistas internacionales reunidos en Nueva York para tan importante cosa, que salieron de la junta con los pelos parados (los inversionistas), porque no pudieron explicar (los Hacienda y Pemex), de dónde obtendrían el oxígeno y los sueros que necesita la ancianita (Pemex).

También dijo el del teclado (porque eso informó el gobierno al Presidente), que el plan de rescate consistía en dar a Pemex 5,200 millones de dólares -mdd- extras, no incluidos en el presupuesto de egresos aprobado, y aparte, de copete, otros 1,600 mdd que van a obtener en cuantito se acabe el “huachicol”.

Bueno… pues el viernes, a las 16:53 horas, El Universal puso en su portal de internet (nota de Antonio Hernández), lo que piensan de este “rescate”, allá en donde anida el dinero fuerte (Nueva York, Citigroup, la mayor empresa de servicios financieros del planeta Tierra), a cuyo fin elaboraron un análisis que titularon, caritativos como ellos son: “Segundo strike, plan de Pemex insuficiente de nuevo”. Con tufillo de burla, sabida como es la afición presidencial al béisbol.

No es que se las dé de “muy muy” este miembro común del peladaje nacional, no, es que es muy sencillo: dos y dos, no da ocho (lo demás son florituras y términos técnicos de altos especialistas en finanzas… pero uno, con saber que dos y dos son cuatro, está sobradamente preparado para tener idea sobre la viabilidad que tiene de llegar a ocho con dos y dos… cero).

Lo peor es que los de Citigroup, se metieron al detalle y añadieron comentarios hechos con ganas de que se ruboricen los de Hacienda, versión Morena, y los de Pemex (misma versión), aunque se sabe que nada les da pena.

Para empezar, resulta que es mentira (según Citigroup), eso de que los 5,200 mdd son “extras”: “La cantidad de apoyo de capital ya se anunció y ya se incluyó en el presupuesto para 2019” (arde atrás, abajito del cinturón); y sobre la “monetización de pagarés del pasivo laboral”, como explicación de parte del origen del recurso “extra” (no se deje apantallar, “monetización de los pagarés del pasivo laboral”, es nada más que Hacienda le transfiera dinero extra a Pemex, a cuenta de lo que en el futuro le va a costar pensionar, indemnizar o despedir empleados: anticipar dinero para un gasto previsto para el futuro y a la hora que haya que enfrentar de veras el gasto, pues le mandan más… o ya verán). Pero los de Citigroup, impíos y despiadados -como moro sobre solitaria doncella cristiana; como maestro de Geografía de segundo de Secundaria-, critican: “El apoyo a las pensiones también se anunció desde 2016 y ya se evaluó dentro del balance de la empresa”. ¡Pácatelas!

O informaron mal al Presidente con ganas de que haga el ridículo… o peor, porque entonces, son tontos. Y no son tontos. Saben que nuestro Presidente de la república, Titular del Poder Ejecutivo -Jefe de Gobierno, Jefe de Estado y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas-, no tiene cabeza ni tiempo para ponerse con una sumadora a checar los datos…

¿Entonces qué pasa? Citigroup adelanta una posible explicación: “(…) El principal problema es que creemos que el gobierno no tiene el diagnóstico correcto del problema en la empresa (…) Parece que, por ahora, el gobierno mexicano no comprende la magnitud del riesgo que Pemex representa para la estabilidad macro en el país. Pemex es demasiado grande para fracasar en México, por lo que se podría evitar una explosión dado que AMLO ha declarado que cuenta con el apoyo total del gobierno mexicano. Pero entre aquí y una situación estable puede haber una carretera con muchos baches”. “Explosión”… ¡áchis!

Y dicen más cosas: “Para nosotros, esto es muy decepcionante porque hasta ahora el gobierno no ha demostrado ningún plan de apoyo creíble para Pemex. La pregunta, lamentablemente, aumentará a medida que pasa el tiempo (…) el apoyo para Pemex eventualmente tiene que venir al costo de México. Creemos que la ‘santidad del superávit primario’ es extremadamente miope, porque esto solo salva al país en 2019. Patear la lata hasta 2020 no es la solución”.

No se puede minimizar un análisis de Citigroup, ni pensando que entre los aristócratas del dinero grandote también hay charlatanes, como dijo el Presidente el mismo viernes en la mañanera respectiva: “(…) las calificadoras nos van a tratar bien, claro que hay de todo, también hay muchos charlatanes (…)”.

Bueno… escoja, estudiaron o no estudiaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *