La lucha por la seguridad social no se ha ganado; hay avances, pero también retrocesos: Mario Rosales

GMx

“Todavía la lucha por la seguridad social no se ha ganado, ha habido avances, hay retrocesos y estamos viendo la necesidad de que estos derechos sean reconocidos como derechos humanos. No vamos a poder salir adelante en un país que va ser diferente después de la pandemia si no se nos asegura la seguridad social.”

Así lo afirmó el maestro Mario Ernesto Rosales Betancourt, al impartir la ponencia “Seguridad Social en la Clase Trabajadora”, que forma parte de los Diálogos por la Democracia, la Educación y el Sindicalismo, que organiza el Movimiento Nacional de Transformación Sindical.

Durante la ponencia virtual que tuvo más de 250 asistentes en Zoom y 2 mil 500 en Facebook Live, moderada por Ricardo Aguilar Gordillo, integrante de la Comisión Política del Movimiento, Ernesto Rosales hizo un recuento de la seguridad social, un derecho humano que no ha sido reconocido como tal.

Lamentó la reciente decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) quien determinó que el tope de las jubilaciones ya no se fijará en salarios mínimos sino en las llamadas Unidades de Medidas de Medidas de Actualización (UMAS).

“Al fijar un tope máximo de la pensión jubilatoria otorgada por el ISSSTE en UMAS, la segunda sala de la Corte trastocó el orden constitucional y violentó las conquistas laborales y sindicales de miles de trabajadores del estado”, expresó el ponente.

Se daña, no a solo los que ya están jubilados, sino a los que están por pensionarse, afirmó, al tiempo de citar un ejemplo: en UMAS un jubilado tendría un tope de 26 mil 886 pesos mensuales y en salarios mínimos, unos 40 mil.

“No podemos auto realizarnos, aunque tengamos una carrera, pero no llegamos a la realización plena si en algún momento nos falta una seguridad de tipo social”, afirmó el catedrático de la UNAM y la UAM.

“Para tener una vida feliz y plena se requiere seguridad. No se puede tener felicidad si se tiene hambre, si se tiene ignorancia, incertidumbre”, manifestó el ponente, quien recordó que históricamente la seguridad social comenzó estando en manos de la Iglesia Católica. Con Benito Juárez se estableció una beneficencia separada de la religión y aterrizó en la Constitución de 1917 que, incluso fue punta de lanza mundial.

“En la Constitución de 1917 entonces se establecen de manera clara, normas de protección social en beneficio de los trabajadores…”

Ernesto Rosales sugirió llevar el tema de las UMAS a instancias internacionales, aunque aceptó que el asunto podría tardar unos dos años en resolverse.

En la ronda de preguntas y respuestas que tuvo una amplia participación, consideró que el tema de las UMAS pasa por una cuestión económica para los patrones, pero también para los gobiernos que, deben demostrar su real interés por el bienestar de la clase trabajadora, particularmente para los maestros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *