Mentes perversas: La Columna

JOSÉ CRUZ DELGADO

Mentes perversas pretendieron desestabilizar a Michoacán aprovechando la pandemia de Covid-19.

El fin era muy claro: Culpar al perredista y gobernador Silvano Aureoles Conejo, quien o quienes planearon esa perversidad que fue hasta criminal intentaron crear una rebelión contra las autoridades estatales divulgando noticias falsas sobre  el coronavirus, el cual está siendo combatido con firmeza por las autoridades sanitarias, pero finalmente fueran derrotados los perversos.

Algunos medios de comunicación consignaron que el ex alcalde de Zitácuaro, ex diputado y ex priista, Juan Antonio Ixtláhuac Orihuela, estaba detrás de los bloqueos que se registraron en algunos municipios de la región oriente y comunidades, así como cierre de carreteras, además de la propagación de noticias falsas sobre la propagación intencional del coronavirus las cuales fueron esparcidas en las redes sociales y en panfletos que derivó en bloqueos a comunidades y municipios.

Y es que el ex priista evidenció que las autoridades no han tenido buena comunicación en todos sus niveles, por lo que se soltó un rumor de que iban a dispersar virus, de que iban a inyectar a los adultos, a los niños, que si fuera cierto sería muy depravado, no solo lamentable sino diabólico, esto no puede suceder”, menciona Orihuela en el citado video en el que habla de los bloqueos en aquella zona del estado.

Y es que desde el lunes pasado habitantes de diversas comunidades como son San Felipe, Los Zapotes, La Cortina, La Palma, La Encarnación y Camémbaro, se manifestaron contra la fumigaciones nocturnas y furtivas que realizaban en sus comunidades elementos de las Fuerzas Armadas y Policía Estatal y señalaban que no sabían qué químicos esparcían en las calles y por qué no se les avisó de estas acciones por lo que decidieron impedir el acceso de personas ajenas a sus localidades y que finalmente derivó en bloqueos en carreteras.

De inmediato vino la respuesta de Antonio Ixtláhuac Orihuela al deslindarse de los bloqueos carreteros en Zitácuaro y señaló que se trata de golpes bajos contra su persona, ello tras un video en el cual señaló la incapacidad del gobierno municipal de Zitácuaro para levantar una manifestación y llegar al diálogo con los manifestantes.

Era lógico que lo iba a negar ¿no? Por ello es necesario que las autoridades abran una investigación al respecto para deslindar responsabilidades y se aplique todo el rigor de la ley porque sí fue un acto criminal.

Bueno, “aiga sido quien aiga” sido, la mente o mentes criminales que tramaron eso fue perverso y criminal porque pusieron en riesgo la vida de la población.

Afortunadamente, el perredista Silvano se trasladó de inmediato a Zitácuaro, de donde fue alcalde, para entablar diálogo con la gente y logró desactivar los bloqueos dándole una cachetada con guante blanco a Antonio Ixtláhuac quien señaló incapacidad del gobierno local para dialogar, y a lo, mejor sí, pero Silvano lo logró, claro que con el apoyo del alcalde de Zitácuaro y del secretario de gobierno.

Lo cierto es que tras diálogos entablados con ejidatarios de Zitácuaro que se manifestaban por la creencia de que la Guardia Nacional buscaba contagiar un virus, se logró que se abrieran caminos de manera pacífica.

«Afortunadamente prevaleció siempre el respeto. Quiero agradecerle a mis paisanos, a los dirigentes porque gracias a su apertura su voluntad, logramos ponernos de acuerdo y trazar la ruta para salir adelante juntos», dijo el mandatario en un vídeo transmitido en su cuenta oficial de Facebook desde Zitácuaro y además pidió al público «no creer en rumores, en noticias falsas que buscan sembrar el miedo en la población y que, por lo general, tienen detrás intereses políticos o de otra naturaleza, pero sin duda, intereses mezquinos».

Esa situación provocó que el Comité Estatal de Seguridad en Salud (CESS), acordó suspendiera temporalmente los servicios de 27 unidades en los municipios de Zitácuaro, Tuxpan y Ciudad Hidalgo, en tanto que no se garantizara la seguridad de médicos y enfermeras, el personal de la Secretaría de Salud de Michoacán, IMSS e ISSSTE.

En municipios de Zitácuaro y Tuxpan, a través de redes sociales y reparto de panfletos o volantes, difundieron rumores respecto a la epidemia, incluso señalando que personal de instituciones oficiales llevan a cabo labores de fumigación para esparcir el virus en casas y pozos de agua, provocando que habitantes salieran de sus casas, violentaran el aislamiento obligatorio y llevaran a cabo bloqueos de carreteras, además de amenazar con saqueos a comercios y acciones de violencia sobre terceros.

Ya destrabado el conflicto, sin duda las actividades en dichas unidades se reanudarán, pero sí se debe investigar quién o quienes estuvieron detrás de la propagación de las noticias falsas y se les aplique todo el peso de la ley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *