Noticias falsas sobre covid son violación de derechos humanos, dice Papa Francisco

El Papa Francisco dijo el viernes que la difusión de noticias falsas y desinformación sobre el covid y las vacunas, incluso por parte de los medios de comunicación católicos, es una violación de los derechos humanos.

Es la segunda vez en menos de un mes que el Papa de 85 años se pronuncia sobre el asunto. Hace tres semanas, condenó la desinformación ideológica «infundada» sobre las vacunas, respaldando las campañas nacionales de inmunización y calificando la atención sanitaria de obligación moral.

Francisco hizo sus comentarios en un discurso a los miembros de catholicfactchecking.com, un consorcio de medios de comunicación católicos cuyo sitio web dice que su objetivo es «aclarar las noticias falsas y la información engañosa» sobre las vacunas contra el covid.

Estar correctamente informado, que se nos ayude a comprender situaciones basadas en datos científicos y no en noticias falsas, es un derecho humano», dijo el Papa al grupo. «La información correcta debe garantizarse sobre todo a los que están menos equipados, a los más débiles y a los más vulnerables».

Francisco denunció la propagación de la «infodemia», que según él es una distorsión de la realidad basada en el miedo, en noticias falsificadas o inventadas y en «informaciones supuestamente científicas».

Los creyentes de las noticias falsas no deben ser colocados en «guetos», sino que hay que intentar ganarlos a la verdad científica. «Hay que refutar las noticias falsas, pero siempre hay que respetar a las personas individuales, que las creen a menudo sin plena conciencia o responsabilidad».

Es significativo que el Papa se dirigiera a un grupo de medios de comunicación católicos. Algunos medios, blogs y sitios web católicos de derecha han sido cerrados por plataformas de medios sociales como Facebook y Twitter por difundir desinformación sobre el COVID. Muchos se han trasladado a otras plataformas.

Algunos medios de comunicación católicos de derecha acogen regularmente a los críticos más severos de Francisco, como el arzobispo Carlo Maria Vigano, un italiano que ha estado escondido durante casi tres años desde que emitió una andanada contra Francisco exigiendo su renuncia.

En una carta a sus seguidores este mes, Vigano dijo que el virus fue producido en un laboratorio era parte de un complot global «para borrar todo rastro de nuestra identidad como cristianos». También negó la existencia de la pandemia y la calificó de obra de Satanás.

Por: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *