Otra información: La Feria

SR. LÓPEZ

A tía Gracia la queríamos todos y lo merecía, de buena gente que era; era una viejita tierna, como de caja de chocolate y entre otras prendas, tenía pronta respuesta para todo y una cándida ignorancia brutal que siéndole tan natural causaba sonrisas de ternura y pocos se atrevían a reconvenirla. Ya pasada de madura, hizo un viaje a Europa con su marido, tío Neto (Ernesto), que le llevaba 14 años de edad y por milagro de Dios regresó respirando. Y ese milagroso viaje durante meses, la hicimos que nos lo contara, por sus hilarantes metidas de pata (un ejemplo: según ella, los Dardanelos eran “unos chicos muy majos”, sin siquiera sospechar que se trata de un punto geográfico, en que casi se tocan Europa y Asia, comunicando el mar Egeo con el mar Mármara, donde sufrió su peor derrota Winston Churchill en 1915, “Batalla de Galípoli”, del lado turco, que casi le costó su carrera política a Churchill en su carácter de Primer Lord del Almirantazgo, enfrentado al posterior fundador del Estado Turco, el aclamado Mustafá Kamel cuya consigna a sus tropas era: “No os ordeno que ataquéis. Os ordeno que muráis”; pero tía Gracia pasó por ahí sin enterarse y decía que los Dardanelos eran “unos chicos muy majos”… antes muerta que callada). También un día dijo que América la había descubierto Cortés, y tío Armando, hijo mayor de la abuela Virgen (la de los siete embarazos), la corrigió de buena manera: –Colón, tía, Colón descubrió América; Cortés fue el conquistador de aquí– y tía Gracia, muy quitada de la pena, repuso: -“Bueno, sí, Colón también venía –y en rigor, sí vinieron los dos. Y jamás pudo decir lentejuelas, las llamaba ‘pendejuelas’. Linda tía Gracia.

El domingo pasado, día del Señor, en Salamanca, Guanajuato, nuestro Presidente afirmó, con ese tono suyo, que nunca dejar lugar a dudas:

“México se fundó hace más de 10 mil años. Con todo respeto, todavía pastaban los búfalos en lo que hoy es Nueva York y ya en México había universidades y había imprentas. Este es un país con una gran cultura”. ¡Y olé!

De los años hablamos después. Búfalos en el actual estado de Nueva York, nunca hubo (a lo mejor algún desorientado fue a dar allá), pero el búfalo, el que conocemos, al que nos referimos en América (el ‘Bison bison’, cíbolo o bisonte americano), pastaba muy a gusto en las Grandes Planicies, Oklahoma, Colorado, Kansas, Nebraska, Wyoming, Montana, las dos Dakotas (la del Sur y la del Norte), Nuevo México y algunos en Texas (no tantos). Así que eso de que hace 10 mil años, los búfalos andaban todavía en Nueva York, cuando México ya era México, con universidad e imprentas, es poquitín impreciso.

Si a los de su equipo les da mucho miedo contradecirlo, con un recadito anónimo lo ayudan.

Digo, porque está feo que lo dejen andar en el alambre sin red.

Lo de los 10 mil años, también habría que matizarlo, cosa de la que personalmente se encargó nuestro Presidente, ayer lunes, al responder a la malintencionada prensa, esa hampa fifí, que le preguntó sobre el tema no con las mejores intenciones y él, aclaró: “(…) ese es un asunto de la antropología”; porque (antes señaló señero, en su segunda acepción, o sea: solito):

“¿Desde cuándo se conoce que existe el hombre en América? Pues desde hace alrededor de 5 mil, 10 mil millones de años. Nada más la cultura madre, la cultura Olmeca, florece desde 1000 a 1500 años antes de Cristo (…)”…. No, lo siento mucho, e calcular 14 mil años,,, pero, ¡qué son 4 mil añitos!

Lo de millones dejémoslo en “lapsus”, pero insistir en los 10 mil años a.C. es exigir mucho a la amplitud de criterio (y caridad) del respetable:

La cultura olmeca (sureste de Veracruz y oeste de Tabasco), es del Preclásico de Mesoamérica (no es la “cultura ‘nuclear’ de Mesoamérica; hay indicios de que fue en Chiapas y los Valles Centrales de Oaxaca, digo); y los que hoy llamamos olmecas, anduvieron por esos rumbos, tallando cabezotas, mínimo unos 200 ó 300 años más o menos del tiempo dicho por nuestro Titular del Poder Ejecutivo (les echan cuentas del 1200 a. C., hasta cerca del 400 a.C.). Pero la perversa hampa de la prensa, no iba a perdonar un brochazo cultural de esas proporciones al Presidente. Nada les gusta, en todo andan de fijados.

Lo de la universidad… ahí sí la cosa es poco diferente: la Real y Pontificia Universidad de México, la fundó el virrey Antonio de Mendoza en 1533 d.C. (después de Cristo: o sea 11,533 después de la fecha estimada ‘grosso modo’ por el señor de las mañaneras); Harvard la fundaron los copiones yanquis en Harvard en 1636, ciento tres años después (y ni siquiera se llamaba así, sino “New College”… pa’que vean).

La primera imprenta de América eso sí, se instaló en México previa autorización de Carlos I, rey de España y de fray Juan de Zumárraga, por iniciativa del editor avecindado en Sevilla, Juan Cromberger quien mandó de empleado suyo a atender el changarro a un italiano, Juan de Pablos… en 1539 d.C. (obviamente)… 11,539 después de la versión presidencial. ¡Ni que fuera para tanto!

Ya para no ensañarse: Tenochtitlán se fundó en 1325 d.C. y la Ciudad de México (ya en plan generoso, en 1519, ya con Ayuntamiento)… seguro nuestro Presidente no se refiere a Tenochtitlán, pues esa ciudad no tenía Universidad ni imprenta; ha de referirse a la Ciudad de México… entonces sí le falló, por 11,519 años (aunque ya en serio, no fue sino hasta 1521, cuando se consumó la derrota de los aztecas de parte de los tlaxcaltecas, otra cosa es que los españoles se apropiaran del vecindario).

Si no hubo nunca bisontes en Nueva York, si la Nueva España empezó en 1521 d.C., si la universidad es de 1533 d.C.; si la imprenta llegó en 1536… dígame usted ¿qué importancia tiene ante la Cuarta Transformación?… cero. Lo que importa es el hoy, el ahorita, la 4T… y la historia se acomoda, fácil, no sería la primera vez. Son ganas de fifís y hampones de la prensa de moler, ganas de desprestigiar.

Además, la presunción de inocencia es ley, a nadie afecta esto y él tiene otra información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *