Tarugo: La Feria

SR. LÓPEZ

A tío Concepción, obviamente le decíamos tío Chon (odiaba a Los Polivoces); era médico, buena persona estándar, afable de trato y los niños no lo molestaban (único señor de esa época que jugaba con niños… mal visto). Un defecto tenía: era el hombre más rencoroso que ha pisado el planeta, cosa de la que se enteró su texto servidor por accidente: invitó a varios sobrinos a la matiné (al cine, a la función del domingo en la mañana se le decía así: dos películas para niños por un peso). El punto de concentración era la casa de la abuela Virgen (la de los siete embarazos, ya sabe). Llegó puntual en su coche, se estacionó y antes de bajarse, vio que estaba el primo Daniel (que se pegó a última hora), y nomás arrancó y se fue. La abuela años después, explicó que el abuelo de Danielito había tenido un disgusto con el papá de tío Chon: -Y tu tío nunca olvida, nunca perdona –me cayó gordo (y ni fuimos al cine).

Este viernes pasado nuestro Presidente de gira por Yucatán, reiteró que en 2021, pedirá perdón a los mayas y yaquis, por ser los que más sufrieron en la Conquista e insistió en su solicitud “(al) rey de España y al papa Francisco, que con humildad se pida perdón por los abusos que se cometieron por la dominación colonial (…) no es ofensa, al contrario es que todos nos reconciliemos: pedir perdón por las injusticias de otros tiempos”.

Bueno, es su idea. Tampoco pasa nada si el Rey y el Papa le hacen caso (o no, y le retiran el saludo). No pasa nada.

Lo que no se entiende es que solo vaya a haber petición presidencial de perdón a mayas y yaquis, porque puestos a ver las cosas, sufrieron un poquito más los aztecas (digo, la moquetiza en serio fue con ellos… y que se prepare el Gobernador de Tlaxcala, a ellos les toca pedir perdón por aliarse con los españoles, no crean que se nos olvida), aparte de los muchísimos sufrimientos de muchas otras tribus (sin perdón, eso son, dignísimamente, que llamarles etnias esconde una cierta discriminación que no se confiesa y se disfraza con palabras políticamente correctas), tribus a las que humillaron y ofendieron (humillan y ofenden), después de la Conquista y después de la Revolución… y ahora.

Podría nuestro Presidente pedir perdón a todos nuestros indios (dignísimamente, bla, bla, bla), en bloque, por el chistecito que en el siglo XIX les hicieron los liberales revividos por el actual régimen, al imponer la ley sobre desamortización de las tierras (iniciativa de Miguel Lerdo de Tejada, incorporada a la Constitución federal de 1857), que en realidad los despojó de las tierras comunales que eran suyas como aceptó, garantizó y defendió… España.

Digo y ya en plan de pedir perdón, sería bueno recordar a tarahumaras y tepehuanos, que a estas fechas las están pasando canutas, para ni mencionar a los integrantes del Congreso Nacional Indígena (CNI), el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que apenas el 8 de marzo de 2019 (sí, este año, primero de la 4T), emitieron un comunicado dejando claro que se oponen a las consultas con las que (según ellos), “(…) el nuevo gobierno profundiza el neoliberalismo y la integración al imperialismo de Estados Unidos”, consultas para seguir de frente y sin retoque con el Tren Maya y el Corredor Transístmico, consultas que (también según ellos), “(…) son una simulación para su convalidación”. Pues a pedirles perdón y a explicarles… con calmita.

Otra cosa que no se entiende es que solo se solicite al Rey de España y al Papa, que pidan perdón. A fin de cuentas más nos gustaría que le mande un tuit al Trump, para que los EUA nos pidan perdón por habernos quitado -a la mala- más de medio territorio, por habernos invadido varias veces y por venderles armas a nuestros delincuentes (digo, no es ofensa). Y seguro el Trump lo atiende, ya ven qué bonito tiene el modo.

Por supuesto debe nuestro Presidente decirle a otros que nos pidan perdón, por ejemplo y sin ser exhaustivos: nos deben pedir perdón los actuales representantes de las tribus indias de los EUA, comanches, kiowas, apaches, yaquis y navajos,  que nos invadieron e hicieron la guerra desde 1821 hasta 1848 (digo, murió mucha gente… no es ofensa).

Aparte por supuesto, nos debe pedir perdón Francia (no fue chiste), Austria (Max y Carlota no se olvidan), también Bélgica y Egipto, que apoyaron esa invasión. Son conflictos mucho más recientes, digo, no es ofensa, piden perdón se los damos y se acabó: todos contentos.

Por último aunque hay más que nos deben pedir perdón, ojalá el presidente ponga a Guatemala en su lista, no por el conflicto de límites del siglo XIX, sino por los bombardeos a barcos mexicanos de 1958-1959.

Ojalá fructifique este noble esfuerzo y el mundo aprenda de nuestro Presidente: que Roma le pida perdón a toda Europa (y Turquía a Roma, por quedarse con Constantinopla, a la fecha, y a Armenia por el exterminio de un millón de personas durante todo el siglo XX); Francia que metió reversa a pedir perdón a Argelia (fue puntada de Macron), por la ira que desató entre los franceses (‘pied noirs’) que fueron expulsados de allá.

Luego, Alemania es la hora que no pide perdón por las dos guerras mundiales, ni por el exterminio de los pueblos ‘herero’, ‘nama’ y ‘san’ en Namibia (1904 y 1908); Bélgica al Congo, donde son inenarrables las atrocidades cometidas. Los EUA que pidan perdón a toda América Latina, Hawaii, África y a Japón por las dos bombas atómicas (y Japón a todo el sudeste asiático); la Gran Bretaña a Tasmania, Jamaica, Irlanda, Irak, Malasia, Afganistán, la India y con Holanda a Sudáfrica; Rusia a Europa oriental; Israel a Palestina, por lo que les hacen; Palestina al mundo por organizar grupos terroristas; media África a media África por vender esclavos a Portugal; Portugal a Brasil… ya se enredó mucho:

Se propone que en solemne Asamblea General de la ONU, todos de pie, griten: ¡Pido perdón!, y todos contesten: ¡Estás perdonado!, de esose trata, de concordia y amor. Aprovechen, no hay que ser tarugo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *